ACTUALIDAD

“Me dicen que me quede aquí, pero amo a mi país y ahora vienen tiempos de cambio”

Disfruta de su primera visita a Tenerife, donde podría celebrarse el próximo congreso de las agencias de viaje del país hermano y a donde llega tras acudir a Fitur. Nos habla de los problemas del sector en Venezuela y, como es natural, Nicola Furnari (Caracas, 1972) también nos ofrece una visión más cercana de lo que allí acontece estos días.

-¿Cómo está el sector turístico en Venezuela?
“Lógicamente, por la hiperinflación que sufrimos y el control cambiario, la parte de turismo receptivo es muy pobre. Hemos recibido menos visitantes que otros años, y la cuestión de la seguridad tampoco nos ayuda, porque hay muchos países, tanto en Europa como en América, que alertan sobre los viajes a Venezuela”.

-¿Se hace algo por revertir esa situación?
“Todos estamos trabajando en eso, e incluso acaba de producirse una renovación en el Ministerio, y el nuevo equipo tiende la mano al sector para elaborar las leyes en conjunto, lo que vemos muy bien”.

-Pues a Venezuela no le faltan reclamos espectaculares para los turistas…
“Es verdad. Tenemos Isla Margarita o el Salto del Ángel (la caída de agua más alta del mundo), donde a pesar de todo nos siguen llegando visitantes, en especial japoneses, en cuyo país la cascada tiene un valor espiritual. También tenemos el Archipiélago de Los Roques, con unas playas que están entre las mejores del mundo. Los problemas nos vienen en la parte de la infraestructura y la seguridad. Intentamos impulsar al Gobierno para que lo remedie, pero es verdad que estamos en un país donde las carencias son importantes”.

-¿No le dicen los venezolanos que están aquí que se venga, que no vuelva?
“¡Es verdad! Pero soy venezolano, amo a mi país y sé que ahora vienen tiempos importantes de cambio y tenemos que estar preparados para cuando se produzcan esos cambios”.

-¿Cómo se las arreglan cuando, por ejemplo, el Gobierno fija precios para las aerolíneas?

“Es que es en bolívares, pero los gastos de las aerolíneas son es divisas, en dólares. El Gobierno ha tenido que ir abriéndose un poco y recientemente se implementó el pago de impuestos en divisas, aunque también permite las monedas electrónicas, incluso el petro. Volviendo a lo que me decía, ahora empiezan a entender que las aerolíneas tienen que manejarse con divisas y con el control cambiario es muy difícil”.

-¿No ve el Gobierno de Venezuela al turismo como un sector clave para la obtención de divisas?
“El Gobierno se centra en la protección del consumidor final,y eso está bien, pero no puedes hacerlo de tal modo que el empresario pierda dinero, porque nadie tiene una empresa para tener pérdidas, más tarde o más temprano habrá que cerrar. Hay que tener una idea real de los gastos de las aerolíneas y de los beneficios que deben obtener. Si finalmente el boleto resulta muy costoso, pues el Gobierno puede afrontar una parte para favorecer a la población, pero eso no lo puede hacer la empresa”.

-¿Han cerrado muchas agencias de viaje en Venezuela durante los últimos años?
“Tenemos un problema con la actual generación, porque los hijos de los propietarios, quienes debían seguir con las empresas, pues muchos se han venido a Canarias, se han ido a Miami,… En mi sector ocurre mucho esto. Mi propia agencia tiene 70 años, y la fundó mi padre. Lo que sí le digo es que ya no son las ganancias de antes, pero amo a mi país y, mientras no entremos en pérdidas, queremos seguir adelante”.


-¿Cómo vive la situación de su país en el día a día? ¿Es tan mala como se ve desde aquí?

“La situación es mala, pero quizás no es tan dramática como se cuenta a veces. Hay una escasez importante de medicinas, y hay gente que se muere de hambre. No estamos hablando de una cuestión política, sino de economía. Le cuento un caso. Al hablar estos días con venezolanos en España, casi todos me cuentan que antes enviaban a su madre, por poner un ejemplo, 20 euros, y que ahora tienen que mandar 200 euros. Está claro que hace falta un cambio en lo económico y en lo social”.

-¿Está en política?
“No. Tengo mis ideas, como todo el mundo, pero no milito en ningún partido político. Yo lo que quiero es sacar adelante a mi familia y lo mejor para mi país, Venezuela”.

-¿Qué le dice a los canarios?
“Que ojalá pronto mi país reciba a todos los españoles, que venían mucho a Isla Margarita, pero también a Los Roques, a La Tortuga, al Salto del Ángel. Trabajamos en Venezuela para que sucedan cosas y cambie lo que se tiene que cambiar para mejor en lo económico y en lo social”.