tribunales

Vandalismo contra el patrimonio histórico: ¿cuáles son las multas en Canarias?

Las pintadas realizadas este martes sobre la fachada de la Catedral de Santiago de Compostela han provocado numerosas muestras de indignación en las redes sociales
Pintadas en la Catedral de Santiago de Compostela| EL ESPAÑOL

Las pintadas realizadas este martes sobre la fachada de la Catedral de Santiago de Compostela han provocado numerosas muestras de indignación en las redes sociales, la condena de la mayoría de los partidos políticos gallegos y la advertencia de la Xunta de Galicia a los responsables de que se enfrentan a una multa de hasta 150.000 euros.

La protección en España de los Bienes de Interés Cultural (BIC), como es el caso de la catedral compostelana, y la de otros bienes protegidos de menor valor está recogida en las leyes de patrimonio elaboradas por cada comunidad autónoma, que se basan en la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985, y que recogen todas aquellas sanciones administrativas que no constituyen un delito.

Las leyes de todas las regiones coinciden en separar las infracciones en función de si se sabe cuál es el valor de los daños, en cuyo caso el causante de los mismos tendrá que pagar una multa proporcional, o de si el valor es imposible de calcular. En este segundo caso, existe una gran diferencia en las sanciones de diferentes comunidades: desde los 6.000 euros por causar desperfectos graves en bienes de Galicia hasta los más de un millón de euros de multa por hacer lo mismo en Aragón.

CANARIAS

La ley canaria vigente entró en vigor en 1999 y contempla sanciones en caso de que se realicen intervenciones sin permiso sobre un bien inventariado o un BIC o no se conserven adecuadamente, pero no existe protección ante casos de daños intencionados. En estos casos podría sancionarse a los autores por la vía administrativa aplicando las ordenanzas municipales de cada localidad (por ejemplo en Santa Cruz de Tenerife la multa puede ser de hasta 1.500 euros, cantidad notablemente inferior a la de otras legislaciones autonómicas) o por la vía penal en caso de que exista delito.

GALICIA

La Ley del Patrimonio Cultural de Galicia contempla como “grave” destruir o causar un daño grave a un BIC o intervenir en él sin autorización (hace especial mención en “el territorio histórico de los Caminos de Santiago”) causando un daño a la estructura. Este caso es el de las pintadas realizadas en la catedral de Santiago de Compostela esta semana, cuyas multas pueden ir de desde los 6.001 hasta los 150.000 euros.

Si la destrucción del bien es “generalizada” e “irreparable” pasa a ser una infracción “muy grave” y las multas pueden alcanzar el millón de euros. En el caso de que el valor de los daños pueda ser valorado económicamente, el autor de los mismos pagará una multa que equivalga al cuádruple del valor de los daños.

ASTURIAS

Cualquier tipo de intervención sobre un bien sin autorización que suponga su destrucción o cause una pérdida de su valor, está considerado por la legislación asturiana como una infracción grave cuyas multas oscilan entre los 3.005 y los 150.000 euros. Se considera “muy grave” la infracción en el caso de que se trate de una destrucción intencionada y cuando se produzcan daños a yacimientos o restos arqueológicos, y las multas pueden llegar hasta los 900.000 euros.

Vandalismo contra el patrimonio histórico: ¿cuáles son las multas por dañar un bien cultural en cada comunidad?

CANTABRIA

En la comunidad cántabra, todas aquellas acciones que causen la pérdida, la destrucción, el deterioro irreparable o la demolición parcial o total de un Bien de Interés Cultural, de Interés Local o inventariado, son delitos “muy graves” y las multas pueden ir desde los 150.000 euros hasta los 601.000 euros. En el caso de que se conozca el valor de los daños ocasionados, el causante tiene que pagar como mínimo la cantidad del valor de los daños y como máximo el cuádruple de esa cantidad.

CATALUÑA

La legislación catalana establece que en caso de cometer daños contra un bien mueble, el autor tiene que pagar el cuádruple del valor ocasionado por esos desperfectos, siempre que se pueda calcular. En el caso contrario, tanto la destrucción como el derribo de patrimonio histórico son infracciones “muy graves” con multas que pueden ir desde los 210.000 hasta los 900.000 euros. En cuanto los daños que deterioren el bien, la multa es menor o mayor dependiendo de su gravedad, pudiendo ser la sanción de hasta cerca del millón de euros.

COMUNIDAD DE MADRID

En Madrid se considera como una infracción “grave” la actuación de cualquier ciudadano que deteriore un Bien de Interés Cultural y las multas van desde 60.001 hasta 300.000 euros. La falta pasa a ser “muy grave” si los daños ocasionados son irreparables o hay destrucción y las multas pueden llegar hasta el millón de euros.

En el caso de que se pueda calcular el coste de los daños producidos, el autor de los mismos tendrá que pagar una multa de entre una y cinco veces el valor de los daños.

TE PUEDE INTERESAR