superconfidencial

Dios es una mujer

Ayer vi, en el Puerto de la Cruz, paseando por San Telmo, a una chica con una camiseta que contenía una estupidez: “God is a woman” (“Dios es una mujer”). Suponiendo que Dios exista, que yo no lo creo, digo yo que no tendrá sexo. Porque si Dios tiene sexo, apaga y vámonos. Lo que pasa es que algunos/algunas han caído en el ridículo feminista, capaz incluso de involucrar al presunto ser superior en un tema de género. Yo creo que lo que nos está invadiendo es una estupidez tan grande que no le veo solución. La guinda la pone la izquierdona rancia, incapaz de valerse por sí misma sin acudir a guerras de sexos que parecen guerras de mundos, algo sencillamente aberrante. Lo de Unidas Podemos me hace llamar Pabla a Pablo Iglesias e Ireno a Irene Montero. Como ya da todo igual, pues a tomar viento; cambio los nombres como me da la gana y a Rufián lo llano Rufiana y a Echenique, pues Echenica, aunque Rufián sea independentista y no de Unidas. Esto es un lío, por eso un 40% de los curritos no sabe a quiénes votar, tal es la confusión que han metido en su cerebro. Así que Dios es una mujer, ¡toma ya!, pues a mí no se me había ocurrido. Estuve a punto de parar a la chica para preguntarle de dónde había sacado la camiseta, pero tal y como están las cosas a lo peor me acusa de acoso sexual si lo hubiera hecho, así que lo dejé estar. Pero tengo que decir que el interior de la leyenda estaba compuesto por dos poderosas razones para llamar la atención. Y ahora pónganme a parir. Pero ya lo saben: hay que cambiar todas las procesiones de Semana Santa: Dios es una mujer y a lo mejor a la Virgen María habrá que cambiarle los hábitos. Y María Magdalena era un travesti.

TE PUEDE INTERESAR