ECONOMÍA

Canarias no creará empleo neto en 2019 y cerrará el año con una tasa de paro del 21%

CEOE-Tenerife señala que durante el primer trimestre del año se ha producido la primera caída del empleo privado desde 2013

Canarias entra en desaceleración. No creará empleo neto durante 2019. Y la economía apenas crecerá el 1,2%, un punto menos que el año anterior. El descenso del turismo extranjero tiene buena parte de culpa y nórdicos y alemanes seguirán disminuyendo, si bien españoles y británicos (pese al brexit) compensarán en parte esta mala noticia para la economía canaria. Con todo, si viene una recesión, las Islas están mejor preparadas que hace diez años.

La Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE-Tenerife) presentó ayer su informe de coyuntura económica correspondiente al primer trimestre de 2019, y sus conclusiones no son nada esperanzadoras. La economía canaria está desacelerándose más rápido de lo que se esperaba y esta retroceso comenzará a intensificarse tras el verano por varios componentes. Uno de ellos es que durante este año no se creará empleo neto. Es más, durante este primer trimestre se ha producido la primera caída del empleo privado (800) en términos interanuales desde 2013, cuando se producía la salida de la crisis del euro de 2012.

El estancamiento del consumo interno y, sobre todo, la caída del turismo son las principales causas que, según CEOE-Tenerife, provocan que comience a destruirse empleo en el sector privado. El presidente de la patronal, José Carlos Francisco, que ayer presentó el informe, señaló que la destrucción del empleo estaba en las previsiones, “pero no tan pronto”. “Pensábamos que se iba a producir tras el verano, pero se ha adelantado”, lo que, dijo, “no es nada positivo”. El sector público, por el contrario, sí está creando empleo, 13.800 puestos de trabajo en este primer trimestre del año, pero no es suficiente para tirar de la economía. “Necesitamos que alguien tire de la economía”, señaló el director corporativo de Corporación 5, José Alberto León, y si bien es cierto que la construcción se presenta como el sector más idóneo para ello, su “crecimiento está aún muy lejos de los niveles alcanzados antes de la gran recesión”. Sin embargo, el hecho de que a finales de año no se cree empleo, es decir, que se mantenga como está, tiene un efecto positivo, y es que esto supondrá que la productividad aumente más o menos el 1,2%, “el mismo porcentaje que está previsto para la economía canaria”. “Por desgracia”, dijo José Alberto León, “en Canarias la productividad suele mejorar cuando menos se crece. La productividad en Canarias crece cuando menos crece la economía”.

En cuanto a los motivos por los que Canarias ha entrado en desaceleración, el presidente de la patronal indicó varios. En primer lugar, el contexto internacional, “que no ayuda nada”, con una economía europea “un poco plana”, con lo que es muy difícil que crezca la economía española y la canaria. Al problema del brexit se añade la fuerte caída de la actividad económica de Europa en los dos últimos trimestres. Así, Italia ya ha entrado en recesión y Alemania está a punto de hacerlo, además de una desaceleración mundial motivada por las guerras comerciales de China y Estados Unidos.

A todo esto hay que añadir el hecho de que en España hay un proceso de inestabilidad política que se “está alargando mucho en el tiempo”. “La inestabilidad hace que se retraiga la inversión”, manifestó José Carlos Francisco. Otras medidas que “tampoco ayudan son la reforma de la reforma laboral”, y en este ámbito comentó que “ya no es solo lo que se ha hecho”, sino lo que se dice que se va a hacer, “que eleva la incertidumbre, así como el anuncio de subidas de impuestos”. Hay otra amenaza, como la de la insostenibilidad de las pensiones, “que no pueden esperar más tiempo antes de ser reformadas”.

SMI

El anuncio de la subida del 22% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) “tampoco ayuda”, declaró, porque “no era el momento y contrae la contratación”. De hecho, los contratos indefinidos llevan tres meses consecutivos cayendo, algo que que no ocurría desde el año 2014.

Francisco reconoció que hay otros organismos, como Funcas o el BBVA, cuyas previsiones son más optimistas, pero al final “sus previsiones se van ajustando a las nuestras. Ojalá nos equivoquemos y España y Canarias puedan crecer este año más del 1,2% y 1,8%”. El presidente de la patronal indicó que la renta per cápita de los canarios está muy alejada de la media española, y si bien reconoció que en el año 2000 estaban a un punto de la media del Estado, “ahora esta brecha ha crecido”.

No obstante, a pesar de estos datos negativos, resaltó que en estos momentos la economía canaria está mucho menos endeudada con respecto a cómo afrontó la anterior crisis. Unos 20 millones menos que en 2010. “El único dato positivo es que los depósitos se igualan a los créditos”, con lo que Canarias puede hacer frente mejor a una previsible recesión.

Francisco se refirió también a la situación de la vivienda, que, consideró, resulta “preocupante”, y es que la cifra de viviendas terminadas, 2.192 durante 2018, sigue siendo insuficiente para cubrir el incremento de más de 25.000 habitantes durante el último año. “Los problemas de regulación para la edificación de vivienda nueva siguen vigentes, ocasionando problemas para satisfacer la demanda en las Islas”.

La ‘optimista’ propuesta de Clavijo de llegar al 12% de paro

En 2019, de acuerdo con la ralentización económica prevista, CEOE-Tenerife estima que no se producirá creación de empleo, y si bien en noviembre del año pasado vaticinaban que la tasa de desempleo volvería a superar el 20% durante ese año, este hecho ya se ha producido y en este trimestre llega al 21,03%. Según las estimaciones de la patronal, la tasa de paro se mantendrá en esta línea y costará mucho que en los próximos años se reduzca al 12%, tal y como anunció el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, hace unos días, cuando dijo que en 2023 la tasa de desempleo llegaría a ese porcentaje. “Nosotros no somos tan optimistas”.