sur

Agricultores del Sur piden más presencia policial ante la ola de robos

Propietarios de explotaciones de Vilaflor, Arona, San Miguel y Granadilla advierten de que los ladrones roban cosechas, enseres y todo tipo de materiales que contengan hierro y cobre
La preocupación crece entre los agricultores de municipios como Vilaflor. DA
La preocupación crece entre los agricultores de municipios como Vilaflor. DA
La preocupación crece entre los agricultores de municipios como Vilaflor. DA

La Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga) hizo ayer un llamamiento a las autoridades policiales para que refuercen su presencia en las explotaciones agrícolas del municipio de Vilaflor, concretamente en la zona de Trevejos, así como en los altos de Arona, San Miguel y Granadilla, ante la reiterada ola de robos de los últimos meses. No es la primera vez que los agricultores de esta zona del Sur denuncian esta situación, que está generando una gran preocupación entre los hombres y mujeres del campo en la comarca.

Los afectados explican que los ladrones han ampliado su campo de actuación. No solo sustraen material agrícola, sobre todo aquello que contenga hierro y cobre, como tuberías, llaves de agua, aspersores y material de labranza, sino también baterías y motores de camiones y tractores, para luego, según sus sospechas, venderlos a chatarras del Sur. Además, denuncian que se han dedicado a robar cosechas e incluso enseres de las viviendas que se encuentran situadas en las fincas, causando graves destrozos a su paso y generando cuantiosas pérdidas que sus dueños tienen que reponer de su propio bolsillo.

Los robos se realizan durante la tarde y la noche y se sospecha que quienes los cometen vigilan los movimientos de sus propietarios, porque conocen perfectamente que estas explotaciones se encuentran alejadas de núcleos urbanos y muchas de ellas carecen de luz y vigilancia, ya que sus dueños acuden, bien por el día o los fines de semana, a realizar sus faenas. Los agricultores advierten de que están al límite de sus fuerzas y, aunque han interpuesto varias denuncias ya que muchos de ellos han padecido más de un robo, se sienten impotentes y no perciben que la situación se vaya a resolver de manera efectiva, cuando por ahora no se ha detenido a los culpables.

Tanto los ayuntamientos como los agricultores afectados piden que se desvíen más servicios policiales, sobre todo patrullas rurales, para vigilar estas zonas, además de controlar los puntos de compraventa de chatarra para evitar que este tipo de delitos se sigan cometiendo.

“Esperemos que no tenga que ocurrir una desgracia para que la fuerzas policiales actúen. No estamos pidiendo algo por capricho, sino por necesidad, ya que está en juego la seguridad de nuestros agricultores y su actividad económica”, advirtió la presidenta de Asaga, Ángela Delgado.

TE PUEDE INTERESAR