Política

El PP se une al PSOE en La Palma, como en Lanzarote, y en Tenerife se lo piensa

El volantazo de las negociaciones en la Isla Bonita describe a un Partido Popular con distinta vara de medir, capaz de arrollar a CC en dos islas y, al mismo tiempo, mostrar síntomas de complicidad en otra

Pedro Martín, líder de los socialistas tinerfeños, y su homólogo en el Partido Popular, Manuel Domínguez.
Pedro Martín, líder de los socialistas tinerfeños, y su homólogo en el Partido Popular, Manuel Domínguez.

El Partido Popular (PP) en La Palma no ha dudado en aliarse con el PSOE para desbancar a CC en la Isla. Es el mismo pacto que en Lanzarote. En Tenerife los socialistas aún ayer seguían esperando por el PP. Los pactos locales cogen velocidad de crucero ante la constitución de los ayuntamientos y elección de los alcaldes este sábado. En Santa Cruz de Tenerife, la socialista Patricia Hernández vela armas tras alcanzar un acuerdo prácticamente definitivo con Ciudadanos y, desde fuera, con Unidas Podemos. Deberá aguardar 24 horas para saber si este respaldo es oficial. Hernández no necesita al PP, pero podría incorporarse al pacto si vence las resistencias que ha puesto al mismo hasta el momento. Idéntica tesitura embarga a los populares en el Cabildo de Tenerife, donde tras cuatro años culpabilizando a Carlos Alonso (CC) del atasco de la Isla, no terminan de decidirse si blindarle frente a la censura anunciada por Pedro Martín (PSOE) o sumarse a esta última.

El día de ayer fue sintomático de las tensiones intestinas que registran ambos partidos, incapaces de tomar un rumbo ante la opinión pública sobre sus preferencias en materia de pactos. Tanto PP como Cs se escudan en las directrices de Madrid, poniendo en duda que tengan las ideas claras sobre qué hacer en algo tan serio como la constitución de mayorías de gobierno en las distintas instituciones en Canarias.

Ciudadanos es el que tiene más despejado el horizonte para decantarse por un acuerdo de cambio con los socialistas en el Cabildo y la capital, a sabiendas de que ello le reportaría nada menos que la Alcaldía de su municipio icónico: Tacoronte. Los negociadores de un Gobierno de cambio en la comunidad autónoma alumbran también la posibilidad de que este partido con dos diputados podría sumarse al futuro Ejecutivo regional, en el que previsiblemente no estaría Sí Podemos Canarias, al estar dispuestos estos últimos a prestar su apoyo externamente. Se trata de una condición que comparten Cs y ASG.

El cambio se abre paso en las Islas después de las elecciones del 26-M en lugares como La Palma, El Hierro, Lanzarote y Fuerteventura. En todas ellas CC desaparece de los gobiernos insulares (cabildos). De tal manera que solo permanecería, como una isla, nunca mejor dicho, el Cabildo de Tenerife en manos de los coalicioneros, si el PP de Manuel Domínguez decide finalmente apuntalar a Carlos Alonso, en lugar de contribuir a la alternancia que pregonó durante la campaña electoral, junto a Pedro Martín (PSOE) y Ciudadanos.

El proceso de cambio que resultó triunfador en las urnas se plasmará con toda probabilidad en la capital tinerfeña, el histórico feudo de CC desde el origen de los tiempos. Sola una rendición de última hora de Ciudadanos ante las presiones asfixiantes de CC en Santa Cruz frustrará al tándem Patricia Hernández (PSOE)-Matilde Zambudio (Cs). Un cambio que en el caso paradigmático de La Laguna, el otro feudo neurálgico de CC, se materializará el sábado, al parecer, no exento de bronca, a tenor de la intifada que promueve el alcalde en funciones José Alberto Díaz (CC), al querer movilizar masivamente a sus militantes el día del pleno.