economía

La plantilla de Hidramar denuncia un boicot por el que se verán afectados más de 100 trabajadores

Los empleados del grupo alertan de que otra empresa consignataria del Puerto de Las Palmas les prohíbe el acceso al muelle para evitar que atiendan a sus clientes
Concentración frente a la Autoridad Portuaria de Las Palmas para denunciar la “pasividad” del organismo. DA
Concentración frente a la Autoridad Portuaria de Las Palmas para denunciar la “pasividad” del organismo. DA
Concentración frente a la Autoridad Portuaria de Las Palmas para denunciar la “pasividad” del organismo. DA

La queja de los trabajadores de Hidramar se evidenció el pasado viernes frente a la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Allí se movilizaron un importante número de trabajadores que temen perder su puesto de trabajo debido “al intento de bloqueo sufrido por una de las consignatarias del puerto, Hamilton & Cia”, según denunciaron los propios empleados.

Los trabajadores del grupo pidieron explicaciones por escrito porque, relataron, “la consignataria Hamilton & Cia anunció a uno de sus clientes que su empresa tiene prohibido el acceso a la zona del muelle donde próximamente atracará una nave con la que habían acordado realizar diferentes trabajos de reparación”. Como consecuencia de esta situación, lamentan que “será imposible por su parte poder trabajar, por lo que sus empleos se verán en peligro”.

El hecho estaría dentro de una serie de acciones que perjudican a Hidramar. “No se trata de un caso aislado, ya que esta consignataria influye en sus clientes para que no seamos los adjudicatarios de los trabajos, o se cancelen los trabajos que nos hayan aceptado, en favor de sí mismos o de sus empresas aliadas”, señalaron los concentrados.

Asimismo, explicaron que “la prohibición de acceso a la línea de atraque se viene llevando a cabo desde hace varias semanas, a través de la instalación de un vallado cerrado con cadenas”. Además, la plantilla señaló que todo es “parte de una estrategia constante de boicot para beneficiar a Astican, en la que se pretende perpetuar una firme restricción a la competencia libre en el sector de la reparación naval”. El motivo principal de la concentración fue denunciar que “esas dos empresas están cercenando su futuro y el de cualquier otro trabajador del sector, provocando una situación en la que si quieren trabajar, deben adoptar una actitud servil y sumisa ante ellos”, afirmaron los empleados de Hidramar.

La petición que realizaron fue dirigida a la Autoridad Portuaria, a la que demandan “que actúe como se espera de un ente de su naturaleza: como supervisor para evitar que se produzca este tipo de abusos y como mediador que resuelva estas disputas de forma rápida, eficiente y justa”. Cabe recordar que el grupo reunido señaló que 180 personas podrán verse afectadas, por lo que se movilizaron “para evidenciar la pasividad de la Autoridad Portuaria, que pone en riesgo la posibilidad de poder trabajar cuando dicha nave atraque”.

Los trabajadores aclararon que las concentraciones y protestas realizadas “nacieron única y exclusivamente por su parte, como trabajadores que quieren mantener su empleo y de forma totalmente desvinculada de la empresa”.

Por su parte, Jonathan Pérez, responsable del grupo Hidramar, respondió a las declaraciones del presidente de la Autoridad Portuaria, Juan José Cardona, en las que se aludía a supuestas presiones de la empresa para conseguir sus objetivos comerciales: “Tengo que decirle que en ningún caso la manifestación de una parte de los trabajadores de nuestro grupo ante las puertas de la Autoridad Portuaria fue organizada por la empresa, sino que se trata de la respuesta natural de los empleados ante la inacción de la administración del puerto, que pone en riesgo sus puestos”.

Pérez recordó que su empresa “no tiene potestad de restringir el derecho legítimo a manifestación y menos en una de sus pausas laborales, por lo que el grupo se desmarca de cualquier otra iniciativa de movilización que el comité de empresa adopte”.

Asimismo, Pérez señaló que “la posición de la empresa es y continuará siendo la de seguir los cauces habituales de la administración, así como seguir invirtiendo en la captación de reparaciones que garanticen suficiente carga laboral para que no se pierda un solo puesto de trabajo”.

No obstante, afirmó que seguirán pidiendo a Juan José Cardona “que agilice los trámites que el grupo tiene pendientes de resolución, ya que, como ha ocurrido, de no agilizarse se perderán sustanciales contratos, y con ello, la generación de actividad asociada a los mismos”.
Los expedientes pendientes a los que Pérez se refiere son “una autorización temporal de ocupación de superficie para almacenamiento e inspección de equipos de perforación, el expediente de prolongación del muelle de reparaciones de su astillero, una nueva concesión contigua a sus instalaciones de Zona Franca y el expediente de inversiones de mejora a realizar por la misma empresa de las instalaciones de Zona Franca”.

Todas estas peticiones “llevan meses sin resolverse, mientras que en otras autoridades portuarias españolas el tiempo de espera habría sido menor”, señaló Jonathan Pérez, quien cree que esta situación “afectará a numerosas familias canarias”.

TE PUEDE INTERESAR