canadá

Se queda dormida en un vuelo y despierta horas después sola y a oscuras

La afectada intentó contactar con un amigo, pero su teléfono móvil apenas tenía batería para una llamada

Que los pasajeros de un avión duerman durante un vuelo es tan habitual como los canarios siempre “subimos pa’ arriba” y “bajamos pa’ abajo”. Nos atreveríamos a afirmar incluso que el meneo propio del despegue provoca efectos narcóticos en los viajeros casi de forma inmediata. Secuela que desaparece con el descenso del avión, ya sea por el cosquilleo del estómago, el aviso del piloto o la inquietud de algún pasajero con cierto miedo a volar.

Esto fue, precisamente, lo que no le ocurrió a Tiffani Adams, quien se quedó dormida y despertó a oscuras horas después del aterrizaje. El incidente tuvo lugar en un vuelo de Air Canada que se dirigía a Toronto, según informa la aerolínea en redes sociales. “Me dije a mí misma: estoy teniendo una pesadilla porque (en serio), ¿cómo puede pasar esto?”, asegura la afectada.

Adams intentó contactar con un amigo, pero su teléfono móvil apenas tenía batería para una llamada. “Intenté concentrarme en respirar bien y controlar mi ataque de pánico mientras trataba de cargar el móvil en todos los puertos USB del avión”, explica. Aunque el avión estaba apagado y carecía de electricidad.

Afortunadamente, la mujer encontró una linterna y pudo abrir una de las puertas del avión, desde donde divisó a un trabajador del aeropuerto. “Se sorprendió, preguntándose cómo demonios pudieron dejarme en el avión”.

La compañía aérea ha abierto ahora una investigación al respecto para esclarecer los hechos.

TE PUEDE INTERESAR