política

El futuro político del Cabildo tinerfeño se decidirá la próxima semana

PSOE y Cs esperan al PP por si se decide sumar o no a la moción de censura contra Coalición; el presidente Carlos Alonso (CC) presiona a los populares para que entren a formar parte del grupo de gobierno con ellos
Imagen de los negociadores de Coalición Canaria, Partido Popular y Ciudadanos en el Cabildo de Tenerife. Sergio Méndez
Imagen de los negociadores de Coalición Canaria, Partido Popular y Ciudadanos en el Cabildo de Tenerife. Sergio Méndez
Imagen de los negociadores de Coalición Canaria, Partido Popular y Ciudadanos en el Cabildo de Tenerife. Sergio Méndez

La próxima semana se vislumbra como definitiva para el futuro político del Cabildo de Tenerife. Las presiones que están ejerciendo los líderes nacionales del Partido Popular (PP), con su secretario general a la cabeza, Teodoro García Egea, para que los populares entren en el equipo de gobierno insular junto a Coalición Canaria (CC) no cesan. Además, para empujar todavía más a los populares, el presidente del Cabildo, el nacionalista Carlos Alonso, ha distribuido las plazas en los consejos de administración de las empresas públicas de la Corporación insular, organismos en los que los nacionalistas y conservadores han sido los grandes beneficiados, perjudicando al PSOE. Hay que apuntar, no obstante, que esos nombramientos del Consejo de Gobierno se podrían revocar.

Es por esto que, según las fuentes consultadas por DIARIO DE AVISOS, vinculadas a las negociaciones para el próximo Gobierno insular, el Partido Socialista y Ciudadanos (Cs) esperan a que el PP se decida por entrar o no en ese hipotético Ejecutivo con los nacionalistas, para lanzarse a presentar o no la moción de censura contra Carlos Alonso.

Hay que tener en cuenta que Cs tiene varias líneas rojas para llegar a acuerdos. Las más significativas son no pactar con Podemos ni con imputados, además de que buscan, en teoría, la regeneración política en las administraciones públicas. En cuanto a la primera, Sí Podemos Canarias ha dejado claro que no entraría en el grupo de gobierno del Cabildo con los socialistas y la formación naranja, por lo que solo se rubricaría con su apoyo externo la moción de censura. En lo que respecta a la segunda, el Gobierno del PSOE y Cs con el PP estaría condicionado a la situación judicial del portavoz de los populares en la Corporación insular, Lope Afonso, que está pendiente de la sentencia del caso Mercadillos, por el que la Fiscalía pide para el exalcalde portuense nueve años y tres meses de inhabilitación.

El miedo de los populares de la Isla, si ceden a las presiones de Génova y de CC, es que entren a formar parte del Gobierno con los nacionalistas y, a posteriori, llegue la moción de censura, por lo que quedarían fuera de ese hipotético Ejecutivo entre el PSOE y Cs.

Es necesario recordar que para llevar a cabo una moción de censura en el Cabildo son necesarios 16 votos. Los socialistas tienen 11, Sí Podemos 3 y Cs, 2. Sin embargo, el pacto de CC, con 11 consejeros, y el PP, con 4, solo llega 15, por lo que la suma de nacionalistas y populares no daría.

El pacto de El Escorial (PP, Cs y Podemos) como ejemplo para Rivera

La formación de Albert Rivera no se ha caracterizado por ser demasiado firme en sus líneas rojas en lo que respecta a los pactos en distintos puntos del país. El primer ejemplo lo encontramos en el Ayuntamiento de Santa Cruz, donde, según los concejales naranjas Matilde Zambudio y Juan Ramón Lazcano, contaban con el apoyo de su partido para formar gobierno con el PSOE, pero luego les llegó un expediente de expulsión al canto y las consiguientes acusaciones de tamayazo de la secretaria de Comunicación de Cs en las Islas, Vidina Espino.

Sin embargo, el caso más curioso es el que se ha dado en El Escorial. En este municipio madrileño de más de 15.000 habitantes la formación naranja pactó con el PP y con Podemos, es decir, que las tres formaciones políticas entraron a formar parte del grupo de gobierno. Esta línea roja de no llegar a acuerdos con el partido de Pablo Iglesias sería mucho más tenue en Tenerife, ya que la formación morada no participaría en ese hipotético Gobierno entre socialistas y centristas en el Cabildo, como sí ocurrió en el municipio madrileño.

TE PUEDE INTERESAR