POLÍTICA

La consejera de Educación cree un “escándalo” que haya 77 aulas en barracones

La consejera ha anunciado que se estudiará cómo configurar financieramente el plan de choque para eliminar ese tipo de instalaciones, para lo que pedirá la colaboración de ayuntamientos y cabildos

La consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, María José Guerra. Sergio Méndez
La consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, María José Guerra. Sergio Méndez

La nueva consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, María José Guerra, ha reconocido este miércoles que para su departamento es un “escándalo” que en Canarias haya 77 barracones, “conocidos efemísticamente como aulas modulares”, en los que estudian niños de las islas.

Los barracones están en Lanzarote (48), Fuerteventura (12), Tenerife (11) y Gran Canaria (6), ha señalado la consejera durante su comparecencia en el pleno del Parlamento de Canarias a petición de Nueva Canarias (NC) para hablar del Plan Canario de Infraestructura Educativa 2018-2025.

María José Guerra ha indicado que el mantenimiento de esos barracones tiene un coste “elevado” debido a que la mayoría están el régimen de alquiler, lo que se une al problema de que los escolares “merecen el mayor bienestar”, ha añadido.

La consejera ha anunciado que se estudiará cómo configurar financieramente el plan de choque para eliminar ese tipo de instalaciones, para lo que pedirá la colaboración de ayuntamientos y cabildos.

También ha destacado la importancia de mejorar la atención a los niños con necesidades especiales, cuestión que es una prioridad para su departamento.

Además, María José Guerra ha hecho un llamamiento para “rebelarse masivamente” para que Canarias no siga liderando las clasificaciones del fracaso educativo y ha asegurado que su departamento liderará la dinamización para el cambio.

María José Guerra ha señalado que el Plan Canario de Infraestructura Educativa 2018-2025 es un punto de partida y ha insistido en que se precisa una movilización social y ciudadana para “rebelarse” ante las noticias que colocan a Canarias al frente de problemas como el abandono escolar temprano.

Ha recordado que las realidades son muy diferentes en las islas, ya que en unas se pierden alumnos mientras que en otras hay un crecimiento, y ha apostado por la colaboración con ayuntamientos y cabildos.

Para llevar a cabo el cambio, lo primero es plantear que las aulas sean seguras accesibles, saludables y sostenibles, según la consejera, que ha insistido en que también hay que apostar por la cultura y que los centros escolares se utilicen además como lugares culturales y para albergar talleres de formación.

La consejera se ha referido a que en un informe de 2011 se dice que el 75 por ciento de la población no asistía a actividades culturales, algo que lleva a que “nuestra pobreza no es sólo económica, sino también cultural”.

María José Guerra ha reiterado que la plan de infraestructura educativa es un punto de partida y ha se comprometido a trasladar al Parlamento de Canarias la reorientación del texto para asegurar que las aulas sean accesibles, saludables y sostenibles, pero que integren también la tecnología propia del siglo XXI.

En ese plan se plantearán las urgencias del sistema educativo, que tienen que ver con la antigüedad de los centros o con sus instalaciones eléctricas inadecuadas en algunos casos, por lo que habrá que hacer una “especie” de auditoría de todos los centros para conocer su situación.

La consejera ha pedido a los diputados que no duden de que se establecerán vías de encuentro para intentar diseñar el plan de infraestructuras y ha reconocido como “especialmente sangrante” la situación de los barracones que hay en lugares donde ha crecido la población y falta una adecuada planificación urbanística.

La diputada del grupo Nueva Canarias (NC) Carmen Hernández ha opinado que durante el debate queda claro que hablar de infraestructura es hacerlo de calidad educativa y, en cuanto al plan, ha apuntado que probablemente se puede aprovechar en algunas cuestiones, pero en él “no se justifica adecuadamente” las renovación de los centros obsoletos.

Carmen Hernández ha pedido que se establezcan prioridades y se modernicen los más de 300 centros que tienen más de 40 años, y se mostrado de acuerdo en revisar el plan de infraestructuras educativas, en el que observa que no hay coherencia entre los problemas de algunos centros y las soluciones que se proponen.

La diputada de Ciudadanos Vidina Espino ha señalado que muchas instalaciones no reúnen las condiciones precisas para la escolarización.

Francisco Déniz, diputado de Sí Podemos Canarias, ha reconocido que con el tiempo las cosas se deterioran y ha reclamado que se cuide lo público.

El diputado del grupo nacionalista Lucas Bravo de Laguna ha reconocido que, debido al poco tiempo que la consejera lleva en el cargo, lo que hace es una declaración de intenciones.

La diputada del grupo socialista Ana González ha considerado que el plan está “lleno de palabrería”.