Familia e infancia

La odontopedriatía, o el adios al miedo de los niños al dentista (por fin)

Los tiempos cambian y nace la Odontopediatría para hacer de la experiencia en el dentista algo completamente diferente


Por Carla Carolina Herrera Hernández – MSC Odontopediatría

Es muy común escuchar historias de terror sobre el dentista, experiencias negativas que sufrimos de niños y que de sólo pensarlo se nos eriza la piel. Somos muchos los adultos que hemos sufrido en nuestras propias carnes el sudor que se vive en el sillón dental.

Pero hoy, vengo a contarles buenas noticias, el mundo ha cambiado, la percepción y el respeto que tiene ahora la sociedad hacia nuestros niños prevalece y con este cambio nace la odontopediatría.

La odontopediatría es una especialidad de la odontología que se dedica a la atención de los niños, como odontopediatra nuestra bandera es la prevención y creemos que es posible que existan niños sanos y cero caries.

Pueden creer que el 33% de los niños menores de 5 años en España tienen caries dental? ¡¡es una barbaridad!! Y es tarea de todos: padres, madres, colegios, pediatras y odontopediatras decretar la guerra a esta patología dental que tiene de todo menos inofensiva.

¿Cómo hacemos para que nuestros hijos no tengan caries?

  1. El control odontológico debe comenzar desde el embarazo; en esta cita prenatal, se realiza una inspección de la cavidad bucal de la madre y si fuese necesario, planificación de los tratamientos. Debemos ser madres libres de caries y de enfermedad periodontal para poder disfrutar de un embarazo pleno y sin riesgos. Como siempre digo, madres sanas es igual a bebés sanos.
  2. Bebés al odontopediatra. La Sociedad Española de Odontopediatría recomienda que la primera visita al dentista debe realizarse alrededor del primer año de vida, en esta consulta se analizan los riesgos del bebé a presentar caries dental, se revisan los tejidos orales y se dan recomendaciones de dieta y limpieza.
  3. La limpieza de la boca del bebé debe realizarse desde la salida del primer diente. La limpieza debe realizarse con un cepillo especialmente diseñado para bebés, debe tener cerdas suaves y cabezal pequeño, además, es importante el uso de pasta dental con flúor (1000ppm).
  4. Acudir al dentista en familia. Es muy importante que papá, mamá y hermanos estén libres de lesiones en la boca y que prediquen con el ejemplo, creando una estrecha y sana relación con el ambiente odontológico.
  5. Los hábitos familiares se heredan, por ello debemos mantener hábitos de alimentación saludable, basados en fruta, verdura, legumbres y evitando alimentos ultra procesados, exceso de carbohidratos y por supuesto dulces.

El/ la odontopediatra o dentista infantil además de dedicarse en cuerpo y alma a la prevención, también está capacitado para realizar tratamientos dentales en bebés, niños y adolescentes utilizando técnicas psicológicas específicas para que los más pequeños se encuentren cómodos y contentos, respetando sus tiempos y ganando su confianza.

Queridos padres, no dejen de llevar a los niños a las revisiones con odontopediatra, sobre todo si el limitante son sus propios miedos. La odontopediatría llegó para cambiar las cosas y hacer que el tratamiento dental se convierta una experiencia positiva e incluso divertida.

Instagram : dra.carlacarolina
FacebookDra. Carla Carolina Herrera H