el charco hondo

Se acabó la farsa

No sé, puede que sean cosas mías, ya sabes, mi mala costumbre de fijarme en según qué cosas, llámame exagerado, pero, qué quieres que te diga, cuando este fin de semana vi en algunas redes sociales aquel anuncio, en fin, digamos que si ya estaba convencido de que habría elecciones, y créeme que lo tuve claro desde mayo, porque aquí no ha habido negociación ni nada que se le parezca, pues, lo que iba diciéndote, que al ver este sábado la publicidad que el PSOE metió en Instagram, lo dicho, cualquier resquicio de duda se esfumó. “.. El Gobierno impulsa tres nuevos centros de referencia nacional en el ámbito de la formación profesional. Por un Gobierno progresista. PSOE ..”. No sé, serán cosas mías, pero si no era un anuncio de campaña se le parecía muchísimo, y es que blanco, en botella y con ese lema, Por un Gobierno progresista, a mis ojos, en fin, será este hábito de leer intencionalidades que las letras esconden, pero, a lo que iba, ese anuncio confirmó que había arrancado, ya en firme, la campaña electoral, tal cual, porque la campaña empezó mucho antes de las visitas al Jefe del Estado, nunca tuvo sentido prestar atención a la cantinela de que lo estaban intentando, o a la apelación que un republicano como Iglesias hizo respecto a la intervención del Rey, dime rebuscado si lo prefieres, pero la publicidad que los socialistas metieron en las redes, con un lenguaje clara, nítida y evidentemente electoral, en fin, no tenía sentido seguir fingiendo, o poniendo cara de que se estaba negociando algo, y es que, si era por echar el rato, estuvo bien hacer como que todavía quedaba alguna posibilidad de eludir una convocatoria electoral irresponsable e inútil, allá cada cual, pero se han limitado a agotar los últimos cartuchos del simulacro que han protagonizado estos meses, hazme caso, no te equivoques, no quisieron evitar otra convocatoria, la campaña comenzó hace meses, y unos más que otros, de acuerdo, pero la culpa de esta situación tampoco deja fuera del reparto a Casado o Rivera, y es que, como dice Feijóo, faltan estadistas y sobran adolescentes, no sé, allá tú si quisiste seguirles el juego, conmigo no contaron, la campaña electoral empezó hace meses, lo que hemos vivido estos días fue la previa de elecciones generales puras, y duras, no sé, puede que sean cosas mías, pero cuando me crucé publicidad electoral lo primero que me vino a la cabeza es que estábamos efectivamente sumergidos en plena campaña electoral, y así ha sido, ayer acabó la farsa, arriba el telón, que empiece el espectáculo.

TE PUEDE INTERESAR