Tribunales

Cifuentes declara en la Audiencia Nacional como imputada en el ‘caso Púnica’

Cuando estaba cerca de cumplirse una hora de declaración, el juez ha recibido de nuevo aviso de que el contenido se estaba emitiendo y ha interrumpido la declaración de la expresidenta de la Comunidad de Madrid

La expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes ha llegado poco antes de las cinco de la tarde a la Audiencia Nacional, hora a la que está citada para declarar en calidad de imputada en la pieza que investiga la presunta financiación irregular del PP regional, en el marco del ‘caso Púnica’.

Sin hacer declaraciones a los numerosos medios de comunicación y reporteros gráficos que esperaban a las puertas del tribunal, Cifuentes ha llegado caminando acompañada de su abogado.

En concreto, Cifuentes deberá responder por la supuesta adjudicación “arbitraria” de los servicios de restauración de la Asamblea de Madrid en los años 2009 y 2011.

La expresidenta fue recientemente imputada por estas adjudicaciones al Grupo Cantoblanco, ya que ella presidía la mesa de contratación y, además, formaba parte del comité de expertos que evaluó a los aspirantes.

Según el auto de imputación del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García Castellón, aquel comité “valoró de forma arbitraria las ofertas presentadas por los licitadores, posicionándose en dicha valoración a favor” de la empresa de Arturo Fernández.

“No les importó que su participación en el comité de expertos conculcase la legalidad vigente, ya que Cristina Cifuentes también presidía la mesa de contratación” que dio luz verde a aquel informe con su propio voto a favor, conforme señala el auto, en el que se incide en que se siguió el mismo patrón cuando se volvió a adjudicar el servicio a la empresa de Arturo Fernández en 2011.

El auto recuerda que, además, Cifuentes era patrona de Fundescam en el año 2007, cuando se efectuaron las donaciones por el investigado Arturo Fernández, y formó parte del comité regional de campaña del PP de Madrid en las elecciones autonómicas de ese año.

Declaración interrumpida por el juez

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha interrumpido la declaración como investigada en el caso Púnica de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes tras casi 50 minutos de preguntas de la Fiscalía Anticorrupción porque el contenido de la comparecencia, a puerta cerrada, se estaba emitiendo por error en los altavoces de la sala de prensa de la Audiencia Nacional.

En las causas en instrucción, aunque no estén bajo secreto de sumario, las declaraciones de investigados o testigos siempre son a puerta cerrada y sólo se permite que asistan los abogados de los distintos implicados y las acusaciones. Suelen desarrollarse en salas de vistas habilitadas para ello en la Audiencia Nacional y la prensa y el público en general no tienen acceso.

En el caso de Cifuentes la declaración se había convocado en la Sala de Plenos del edificio principal, un espacio lo suficientemente amplio como para albergar al gran número de abogados concernidos por este interrogatorio en relación a la presunta financiación irregular del PP de Madrid que se investiga en una pieza separada de la macrocausa Púnica.

Los problemas han comenzado ya desde el momento en que la expresidenta regional ha entrado en la sala, pues los micrófonos estaban abiertos y el sonido ha comenzado a llegar a la sala habilitada para los periodistas que se desempeñan en la información de tribunales.

Tras unos minutos de desconcierto, la propia prensa ha avisado a la coordinación de medios de la Audiencia Nacional, que ha alertado a su vez al juez. “Interrumpo unos minutos porque esto se está oyendo en otro sitio. No sé por qué”, ha dicho el magistrado a los presentes.

Una responsable de realización de la Audiencia Nacional, acompañada de un agente de Policía Nacional ha intentado acceder a la sala de control técnico para evitar la retransmisión, pero la puerta estaba cerrada y el sonido de la sala seguía llegando por los altavoces.

De hecho, se ha reanudado sin que se hubiera solucionado el problema y Cifuentes ha estado casi cincuenta minutos respondiendo a las preguntas de Anticorrupción sin saber que estaba siendo escuchada en directo por periodistas de más de una docena de medios de comunicación.

CAMBIO DE SALA, MICROS ABIERTOS

Cuando estaba cerca de cumplirse una hora de declaración, el juez ha recibido de nuevo aviso de que el contenido se estaba emitiendo y ha interrumpido a Cifuentes. “Esto se está oyendo en la sala de prensa por lo tanto no es que haya filtraciones, es que se está oyendo. Que lo sepa la señora fiscal que está interrogando. ¿Interesan suspensión?”, ha planteado.

La fiscal, Carmen García Cerdá, se ha opuesto a la suspensión y ha planteado buscar otras alternativas o llamar con urgencia a un técnico, mientras uno de los abogados ha sugerido ordenar que se desalojase la sala de prensa, tal y como se escuchaba por los altavoces. “La única forma de solucionarlo es arrancar los cables”, ha concluído el juez.

Finalmente, García Castellón ha ordenado cambiar de sala para no tener que suspender la citación y si bien en un principio ha planteado que habría que reiniciar el interrogatorio, finalmente ha optado por retomar las preguntas donde Anticorrupción las había dejado, en el papel de Cifuentes en Fundescam.