nacional

Santiago Pérez: “La sentencia del ‘procés’ realza al Gobierno frente al PP y la tradicional dirigencia catalana”

El profesor de Derecho Constitucional recuerda que “fueron ellos los que alentaron el ‘procés’ como tapadera de la corrupción y los recortes”
Santiago Pérez. / FRAN PALLERO
Santiago Pérez. / FRAN PALLERO
Santiago Pérez. / FRAN PALLERO

El profesor de Derecho Constitucional y concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de La Laguna, Santiago Pérez, consideró ayer, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, que la sentencia del Tribunal Supremo sobre el llamado procés catalán, “realza la postura adoptada por el Gobierno de España frente al Partido Popular y la tradicional dirigencia catalana, porque no podemos olvidar que fueron ellos, cada uno por su lado, los que, desde su origen, alentaron el procés al entender que les beneficiaba, dado que les servía de tapadera tanto para sus casos de corrupción como para la política de recortes que entonces estaban aplicando”.
Cuestionado sobre como se desarrolló el juicio, Pérez coincidió con la inmensa mayoría de voces autorizadas (desde la perspectiva jurídica) en considerar que “ha reunido con mucha solvencia todas las garantías propias de un proceso penal, y esta es una realidad percibida, a través de la televisión, no solo por parte de la opinión pública española sino también por la europea y mundial”.
Ya entrados en la sentencia, hecha pública ayer y que condena a penas de entre 13 y nueve años de prisión para nueve de los 12 encausados, este especialista destacó que “ha quedado claro que el criterio del Gobierno era uno y el de la Fiscalía otro. O, lo que es lo mismo, que la Fiscalía ha actuado con independencia respecto al Gobierno”.
“Es interesante recordar
-continuó Pérez- que se plantearon todas las opciones en el juicio, ya fuera la rebelión por parte de la Fiscalía y las acusaciones populares, la sedición como hizo la Abogacía del Estado, la malversación o la absolución. Eso es muy importante dado que si la Abogacía del Estado no hubiera planteado la sedición, como quiera que se descartó la rebelión, la sentencia hubiera sido absolutoria o las penas hubieran sido meramente de inhabilitación”.
Sobre dicha polémica entre sedición y rebelión, Santiago Pérez reconoció que “no es fácil distinguirlas en el Código Penal, dado que parece como si la sedición sirviera como un remedio para cuando los hechos son graves pero no tanto como para ser considerados como una rebelión. Además, si se atiene a la literalidad del Código, el legislador parece estar pensando en asuntos militares, porque hace referencias constantes a los mandos. Afortunadamente no hay demasiada jurisprudencia sobre el tema en España, o quizás debería decir que lamentablemente, porque eso quiere decir que muchos de estos casos triunfaron, y por eso no fueron juzgados”, apostilló este experto.
“En resumen -añadió Pérez-la sentencia está bien fundamentada, y hay que destacar tres cosas de la misma. Por una parte, que el Tribunal actuó con prudencia e hizo bien, porque hasta la Fiscalía reconoció que no se trataba de una rebelión al modo clásico, y no cabe condenar por analogía en un caso así. Por otra parte, el hecho de que la sentencia se haya dictado por unanimidad le da tanto fuerza jurídica como moral, lo que se llama autoritas, algo que no habría ocurrido si el Tribunal hubiera estado dividido. Por último, el hecho de que el Tribunal no aceptase los límites que la Fiscalía solicitó para la posible aplicación del tercer grado desmiente a quienes lo acusan de haber actuado con un ánimo de venganza que, evidentemente, no ha existido”.

TE PUEDE INTERESAR