ECONOMÍA

Carlos González: “Hay que ver cómo encaja el dique flotante en el puerto de Santa Cruz”

Hace apenas un mes que llegó a la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, tras el cese de Pedro Suárez como titular del citado organismo portuario

Carlos González, presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife
Carlos González, presidente de la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

Hace apenas un mes que llegó a la Autoridad Portuaria de Santa Cruz de Tenerife, tras el cese de Pedro Suárez como titular del citado organismo portuario. A pesar de su perfil más técnico que político, Carlos González no es ajeno a la actividad portuaria. Su primer destino fue como Jefe de Operaciones del Puerto de la Luz, de donde pasó al Servicio Provincial de Costas de Tenerife como Jefe de Servicio de Proyectos y Obras y Señalización Marítimas. En el periodo 2005-2012 ocupó la Jefatura del Servicio Provincial de Costas de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, ocupándose de la gestión integral de la costa en lo que afecta al dominio público marítimo-terrestre y la definición del dominio público portuario. De ahí, su vinculación portuaria.

-¿Cuáles van a ser sus principales líneas de trabajo?”

“Por una parte, en lo que se refiere al tráfico marítimo, apostar por recibir todo tipo de tráfico de mercancías y contenedores. Aquí tenemos unas enormes posibilidades por nuestra ubicación estratégica. El puerto debe ser base del tráfico de mercancías de otros continentes. Lo que queremos es afianzar nuestra posición para que nos usen como puente. Por otro lado, en lo que se refiere a los cruceros se ha hecho un trabajo importantísimo en los últimos años para conseguir que Tenerife fuera puerto base. Los cruceros son muy importantes para la economía de la Isla. Es verdad que ahora, en las últimas semanas, estamos asistiendo a una bonita estampa con muchos cruceros atracados en el puerto, pero lo que queremos es que vengan todo el año, no solo en temporada alta. Por ello, estamos intentando firmar un convenio con el puerto de Tánger y Málaga, que están especializados en cruceros de verano para hacer un circuito y, así, ellos se vean beneficiados en invierno y, nosotros, en verano”.

-Esta semana el Consejo de Administración aprobó una suma importante de dinero para invertir en el puerto de Granadilla, ¿sigue siendo este puerto una apuesta clara?

“Por su puesto. En Granadilla hace falta invertir. Para el próximo año, hay previsto invertir 21 millones de euros. Hay que completarlo poco a poco. En los próximo cinco años se invertirán más de 100 millones. Tenga en cuenta que faltan más de 700 metros de muelle por hacer, el relleno, y más viales de conexión directa con la autopista del Sur…”

-Pero, ¿funciona o no funciona este puerto?

“Claro que funciona. Supondrá un desahogo para el Puerto de Santa Cruz. Tenga en cuenta que está concebido como una dársena más del Puerto capitalino, y hay que ponerlo en valor. Conviene desarrollar todo lo que son las reparaciones de embarcaciones y todos los tráficos industriales. Hace unas semanas atracaba allí el barco más grande del mundo. Hay que aprovechar que es un puerto muy grande para atraer a este tipo de buques que no tienen cabida en otros puertos”.

-¿Se sabe cuando llegará el dique flotante al Puerto de Santa Cruz?

“En estos momentos el expediente se encuentra en el trámite medioambiental en el Ministerio de Transición Ecológica. Un sitio claro donde habrá un dique flotante es en Granadilla como decidió la pasada semana el Consejo de Administración del Puerto”.

-¿Eso significa que en Santa Cruz no?

“Pues, todo depende del informe medioambiental y, también, de otros estudios que hay que realizar para ver el encaje que tiene esta infraestructura en el Puerto. El problema es que hay muchas actividades en poco espacio y hay que ver cómo se pone el dique en un sitio sin molestar a otras actividades. Hay que ver cómo se encaja”.

-¿Influyen las presiones del puerto de La Luz, en Las Palmas?

“Los dos puertos están en el mismo lugar estratégico: entre África, América y Europa. Yo entiendo la competencia lógica, porque el que viene aquí no va a Las Palmas, pero lo que tenemos que hacer es propuestas conjuntas para que vengan a los dos sitios, y colaborar porque, al final, nos beneficiamos todos. La competencia irá en detrimento de Canarias”.