superconfidencial

Sanna Marin

Sanna Marin, de 34 años, ha sido elegida primera ministra finlandesa el pasado día 10. Le ha dado posesión el presidente de la república. Es la primera ministra más joven del mundo y en sus primeras declaraciones públicas ha dicho que “seguirá siendo, ante todo, persona”. Los políticos finlandeses viajan al exterior en clase turista y sin apenas séquito. Finlandia posee el mejor sistema educativo del mundo, cuyos planes de estudio no varían aunque cambien los gobiernos. Sanna Marin es socialdemócrata, tiene las ideas políticas muy claras y cuando pacta sabe lo que hace; y no como aquí, que todo está a lo loco. Finlandia es un país mucho más gobernable que el nuestro y mucho más sensato, con una juventud infinitamente mejor preparada que la española, porque el fracaso escolar no existe. Hay que empezar a fijarse en su modelo de vida. La elección de Sanna Marin ha sido una sorpresa, más que nada por su juventud. Tiene un hijo con otro político finlandés. Fue criada por una madre soltera y en su juventud fue educada por su madre y por la compañera de esta. Antes que primera ministra había sido concejal de Helsinki y ministra de Transportes. Es educada, afable y ha vivido muy deprisa pero, por lo que se ve, con mucha sensatez. Los fineses tienen depositada su confianza en ella e inicia una etapa apasionante de gobierno. Universitaria, es licenciada en Ciencias de la Administración y, que se sepa, no ha copiado ninguna tesis, algo que está de moda en España y no pasa nada. Sánchez puede que vaya en el Falcon a felicitarla, pero no creo que le haga mucho caso. Por cierto, si es tan buena política como guapa, triunfará. Tiene unos ojos preciosos y una dulzura en su expresión que cautivan. No la pierdan de vista, ni a Finlandia tampoco.

TE RECOMENDAMOS