superconfidencial

Feo lo ocurrido en Bolivia

Una visita poco oportuna, cuatro geos posiblemente armados, una reacción del Gobierno boliviano en defensa de su soberanía y la sospecha de dinero enviado por Evo Morales a Podemos, según denuncia un expresidente de Bolivia. Estos son los ingredientes de una novela negra, con España como desgraciada protagonista. La visita es la que giraron, inopinadamente, el cónsul español en La Paz, Álvaro Fernández, y la encargada de Negocios de España, Cristina Borreguero, a la embajadora de México, Teresa Mercado. México acoge a Evo Morales y su embajada en La Paz a nueve altos funcionarios bolivianos de la cuerda del antiguo presidente. Los policías que vigilaban la embajada y un tropel de bolivianos retuvieron a los cuatro escoltas –posiblemente armados- de los funcionarios españoles, geos que se taparon la cara ante las cámaras. El Gobierno boliviano sospecha dos cosas: que España pretende ayudar a sacar de Bolivia a todos o algunos de los nueve exiliados en la Embajada de México y que Pedro Sánchez intenta borrar las pruebas que existen de que su aliado Pablo Iglesias recibió dinero -de baracalofi- de su amigo Evo Morales. “No somos una colonia”, ha dicho el ministro del Interior de Bolivia, que pide a su Gobierno que expulse a toda la legación española, o al menos a los dos altos funcionarios implicados en la extraña trama anti-diplomática. España ha enviado a un miembro de la Inspección General de Servicios de Exteriores a investigar. La canciller boliviana, Karen Longaric, protesta contra España y las organizaciones intergubernamentales americanas están empezando a revolverse, incómodas. ¿Qué ha pasado realmente? ¿Cuáles son esas pruebas contra Podemos que anuncia el expresidente boliviano Tuto Quiroga? Al respecto, Juan C. Girauta, ex diputado del CDS en el Congreso, ha dicho: “España no puede ser gobernada por una coalición de mafiosos, traidores y golpistas”. Oiga, muy feo todo.

TE PUEDE INTERESAR