TRIBUNA

La oportunidad de un nuevo Gobierno

La formación del primer gobierno de coalición del actual periodo democrático, presidido por Pedro Sánchez, es una excelente noticia que viene a clarificar por fin el panorama político nacional

La formación del primer gobierno de coalición del actual periodo democrático, presidido por Pedro Sánchez, es una excelente noticia que viene a clarificar por fin el panorama político nacional tras varios meses de incertidumbre y repetidas convocatorias electorales.

La alianza entre PSOE y Unidas Podemos, con el respaldo expreso de hasta seis fuerzas políticas y la abstención de otras dos, refleja a las claras la pluralidad de una sociedad española que parece haber dejado atrás, al menos de momento, el tiempo de las grandes mayorías absolutas. Tanto los representantes públicos como la propia ciudadanía hemos de aprender a adaptarnos a esta nueva realidad; un cambio que puede estar lleno de oportunidades.

Desde hace 40 años los ayuntamientos han venido demostrando que los gobiernos de coalición entre diferentes fuerzas políticas resultan incluso más eficaces, equilibrados y dialogantes que aquellos formados por mayorías ampliamente consolidadas. Las corporaciones locales son la prueba de que los pactos reflejan la voluntad ciudadana de entendimiento, de acercamiento de posturas contrapuestas y de respeto a la divergencia política.

Los temores expresados por los partidos de la oposición, algunos de ellos con unas formas y un fondo ciertamente censurables en democracia, están más que injustificados, como lo ha demostrado el día a día en aquellas administraciones en las que PSOE y UP, en sus diferentes confluencias, conforman gobierno.

Sin ir más lejos, en el Archipiélago contamos con numerosos ejemplos surgidos a raíz de las últimas elecciones municipales y autonómicas. El propio ejecutivo regional, presidido por Ángel Víctor Torres, ha sabido aunar en torno a un proyecto común a cuatro formaciones políticas conscientes de la necesidad de afrontar un cambio de rumbo en la política de las Islas.

Otro ejemplo lo constituye el Ayuntamiento de La Laguna, en el que tres fuerzas políticas de izquierdas, pero que responden a corrientes ideológicas propias como PSOE, Unidas Se Puede y Avante, hemos logrado sacar adelante un sólido acuerdo que ya ha comenzado a dar sus frutos; que ha empezado a gestionar, como acierta a señalar el presidente Pedro Sánchez, “poniendo a las personas en el centro de la política”.

La Laguna es la prueba evidente de que en apenas seis meses tres fuerzas políticas diferentes pueden trabajar en sintonía, con un objetivo compartido para nuestro municipio y unas prioridades muy definidas en la atención social a los más desfavorecidos, la lucha por la igualdad de la mujer en todos los ámbitos, la transición ecológica y el desarrollo sostenible, y la cultura como elemento de desarrollo, integrador y de cohesión social. Todo ello frente a quienes auguraban que la llegada de la izquierda al poder en la Ciudad de Los Adelantados supondría poco menos que el Armagedón.

La política es un ejercicio de responsabilidad colectiva que compromete tanto a quienes ejercen el poder, como a quienes están en la oposición y, por extensión, a los agentes sociales, los medios de comunicación y a toda la ciudadanía. Parece razonable y prudente brindarle al nuevo ejecutivo (más allá de los cien días que exige la cortesía parlamentaria y que algunos parecen no estar dispuestos a respetar) el margen de tiempo necesario para comenzar su acción de gobierno; la oportunidad de poner en marcha una gestión política comprometida con el bienestar de las personas. La experiencia ha demostrado que es posible.

Con la presencia de Pedro Sánchez en La Moncloa se da, además, la circunstancia excepcional de que los cuatro niveles de la administración pública cuentan a partir de ahora con gobiernos de signo progresista: el gobierno de España, el ejecutivo regional, el Cabildo de Tenerife con el apoyo externo de UP, y el Ayuntamiento de La Laguna. Es una feliz coincidencia que sin duda redundará en beneficio de estas Islas, porque cuando las administraciones trabajan conjuntamente y se rigen por los mismos principios, cuando hay inquietudes comunes y líneas de actuación coincidentes, ello contribuye a consolidar la colaboración institucional en el desarrollo de grandes proyectos.

Estoy convencido de que el ejecutivo de Pedro Sánchez será especialmente sensible con los grandes temas que afectan al Archipiélago y a una Ciudad Patrimonio Mundial como San Cristóbal de La Laguna. La designación de Carolina Darias al frente del Ministerio de Política Territorial viene a ratificar que la agenda canaria estará siempre presente en la mesa del Consejo de Ministros. Que haya un pacto de progreso es una buena noticia para España, Canarias, Tenerife y La Laguna. Vamos a darle al nuevo gobierno la oportunidad de demostrarlo.

* Alcalde de San Cristóbal de La Laguna