superconfidencial

Coronavirus

Yo en el asunto del coronavirus me remito a dos opiniones altísimamente cualificadas. Una, la de la médica española María Neira, directora de Salud Pública de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha dicho que “no es momento de miedos”; dos, la del excatedrático de Parasitología de la Universidad de La laguna y eminente científico, Basilio Valladares, que ha hecho una disección perfecta, en un documentado artículo, del virus de Wuhan que afecta a problemas respiratorios y que desemboca en gripes mortales. Estamos ante una alerta grave, que se espera que sea breve, aunque no está tan clara esta esperanza. Se trata, según el profesor Valladares, de un “virus con una envoltura común, que proceden todos de distintos animales y tras mutaciones producidas en su genoma se adaptan a vivir en la especie humana”. Por otra parte, el famoso doctor Pedro Cavadas, ese artesano de la medicina que realiza trasplantes imposibles de miembros, duda que los datos aportados por China sean ciertos y cree que el alcance de la epidemia es mayor de lo que ha comunicado a la OMS la autoridad sanitaria de aquel país. En todo caso, el coronavirus está empezando a generar incertidumbre, sobre todo por su apariencia leve y su agravamiento súbito, aunque existen procedimientos de diagnóstico rápidos y eficaces y se conoce el genoma completo del virus, según ha indicado el profesor Valladares. Siete variedades han aparecido a lo largo de la historia. Esta que nos afecta se transmite entre humanos por pequeñas gotas de saliva que emitimos al hablar o toser y su periodo de incubación va de 2 a 14 días. Parece que la información entre países es muy buena y que existe total colaboración internacional. Nos queda esperar al desarrollo de la enfermedad y de la vacuna, que puede tardar unos meses. Un profano preguntaría: ¿y qué fue del ébola? Pero yo no lo voy a preguntar.

TE RECOMENDAMOS