Sucesos

Las mafias italianas invierten sus beneficios ilícitos por toda Canarias

Interior desvela que ha colaborado con Italia en dos macrorredadas con un total de 63 detenidos que poseían bienes en Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura

Solo uno de los arrestos llevados a cabo durante los dos operativos relacionados tuvo lugar en el Archipiélago, en Gran Canaria. Ministerio del Interior

Organizaciones criminales italianas, cuya pujanza han hecho del término mafia una palabra conocida en todo el planeta, invierten los beneficios que les otorgan sus actividades ilícitas en Canarias. Al menos eso se desprende de los recientes operativos llevados a cabo por la Policía de dicho país, que han contado con el apoyo y la colaboración de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para practicar registros e incautaciones de bienes de todo tipo en las islas de Tenerife, Gran Canaria y Fuerteventura.

Aunque sea fruto del azar que coincidieran ayer las informaciones ofrecidas desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sobre estas dos macrorredadas (con un total de 63 detenidos, uno de ellos en Gran Canaria), no deja de resultar sintomática tal casualidad sobre la elección del Archipiélago (con su constante trasiego de gente acerca del turismo y los beneficios fiscales existentes) como lugar para invertir lo lucrado gracias al narcotráfico, las apuestas ilegales, el blanqueo de capitales y la extorsión, como son los casos que nos ocupan.

Pero más allá de tratarse de mafias italianas y de su querencia por Canarias, se trata, hay que insistir, de dos servicios distintos.

Respecto a Tenerife, no son muchos los datos que se han podido saber desde la Policía Nacional por motivos obvios, aunque sí los suficientes como para valorar su importancia. Fueron los agentes tinerfeños quienes colaboraron con sus colegas italianos para “la identificación de propiedades, empresas, recursos financieros, vehículos y embarcaciones” en Tenerife, todas ellas localizadas, según ha podido averiguar DIARIO DE AVISOS, en los términos municipales de Adeje y Arona, en el Sur. Aunque invertían lo obtenido por el narcotráfico (cocaína) en otros puntos de España, el destino principal de tales inversiones era Tenerife, donde finalmente se intervinieron tanto bienes como inmuebles, además de activos financieros”. Otro dato que apuntala la importancia de este operativo radica en que la Policía italiana detuvo, por este asunto, a un total de 25 personas en el país transalpino, mientras que el valor de lo incautado supera los 10 millones de euros.

En cuanto al servicio relacionado con la provincia oriental, se trata de la operación Ingenere, que debe su nombre al mote de un histórico de la mafia romana, Salvatore Nicitra, y gracias a la cual han sido detenidas 38 personas, a las que se les imputan presuntos delitos por juego ilícito, blanqueo de capitales y extorsión, entre ellos dos varones que fueron capturados en Gran Canaria y Barcelona.

Este servicio, desarrollado en España, Italia y Austria, en una actuación simultánea de la Guardia Civil, la Agencia Tributaria, el Arma de Carabinieri italiano y la Policía austriaca. Al cabecilla de la organización, Nicitra, investigado en España e Italia, se le relaciona además con varios homicidios y asesinatos en los años 80 y 90. Por lo que respecta a Canarias, cabe destacar que desde mediados de 2018 se creó un equipo conjunto de la Guardia Civil y la Delegación Especial de la Agencia Tributaria en las Islas para desbrozar el entramado financiero de blanqueo de dinero en las Islas, y que hay 38 detenidos y bienes incautados por unos 14 millones de euros ganados con la extorsión y el juego ilegal.

Desde cuentas corrientes hasta pisos y barcos en el sur de Tenerife

El respaldo dado por la Policía Nacional tinerfeña al operativo de sus colegas italianos ha sido clave para identificar e intervenir los beneficios que, presuntamente, les otorgó a esta banda el tráfico de cocaína y que han invertido en la Isla, concretamente, en Adeje y Arona.

Entre dichos bienes había de todo: desde vehículos hasta embarcaciones, pasando por inmuebles y, como es natural, cuentas corrientes. Ahora será la Justicia la que determine debidamente las posibles responsabilidades por estos hechos, decidiendo, en consecuencia, el futuro de todas esas propiedades, ahora intervenidas tras la acción policial.