superconfidencial

Mientras dure la guerra

He visto la película de Amenábar sobre los comienzos de la guerra civil, en una España sombría, tan gris y tan revanchista como ha sido habitual durante siglos. La actuación de Karra Elejalde en el papel de Unamuno es extraordinaria y el guion fiel a la historia, tal y como ocurrió. Para la investigación de […]

He visto la película de Amenábar sobre los comienzos de la guerra civil, en una España sombría, tan gris y tan revanchista como ha sido habitual durante siglos. La actuación de Karra Elejalde en el papel de Unamuno es extraordinaria y el guion fiel a la historia, tal y como ocurrió. Para la investigación de mi tesis doctoral hurgué mucho en el papel del intelectual vasco en aquellos comienzos de una guerra cruel y fratricida, aunque luego derivé el relato por otros derroteros más locales. Pero hubo asuntos en los que no reparé, como la simpatía y admiración que le profesaba la esposa del caudillo nacionalista al escritor de Bilbao. Amenábar retrata el cinismo de Franco, su ambición y sus complejos de una forma magistral y la valentía de Unamuno, que despierta de sus primeras veleidades cuando le van asesinando a compañeros de cátedra y amigos, sencillamente porque no pensaban igual que los vencedores. Así se hace cine. La peli lleva recaudados 13 millones de euros hasta el momento en el que escribo, pero supongo que serán muchos más. Desde luego, es de bajo presupuesto. Se recrea muy bien el ambiente de la Salamanca de 1936 -cosa que no es demasiado difícil por cierto, porque la ciudad se conserva muy bien- y también refleja el odio que desprendían los falangistas de aquella primera y decisiva hornada-. La guerra civil sigue aportando argumentos. Se trata de un tema inagotable, que siempre interesa. Pero cuando las cosas se cuentan con honestidad y con fidelidad a lo que ocurrió, cuando se huye de demagogias y de estereotipos, da gusto acceder a ellas por cualquier medio. Y el cine es un maravilloso vehículo para contar la verdad. Les recomiendo la película a aquellos que aman la historia cierta, no la partidista y la mentirosa.