diario del aislamiento

Día 17

Los lunes se reivindican, siguen siéndolo. La libertad condicional huele a veintiséis de abril, y gracias. Esto va para rato. En mayo tocará descompresión (gradual, escalonada). Hemos llegado al pico, o se le parece, pero no hay terremoto sin réplicas. Otro mundo nos espera ahí fuera. Debemos estar alerta para que nadie aproveche esta situación para seguir manteniéndonos en la oscuridad, extendiendo más la indecencia (Emilio Lledó). Distancias de seguridad. Mesa para ocho, seremos cuatro. Nos acostumbraremos. Distancia social en la barra del bar, un gin, dos rones y etiqueta negra con una piedra de hielo. Mascarillas de diseño. Bolsos de playa con protector, guantes, toallas, test, bañadores y mascarillas, por si toca. Escucho la radio, de fondo. Saldrá bien. Juntos podemos. Resistiremos. Me apunto otras frases recurrentes. Anoto que, quizás, no sé, no, no lo sé, debemos aparcar los eslóganes para verbalizar, con expresiones propias, la procesión que nos come por dentro. No es bueno atrincherarse en la reiteración de frases hechas, esconderse; no sé, no lo sé. Quito la radio. Dosifico la información. Escuchar cada dos milésimas de segundo la palabra maldita empeora la salud. Basta con un par de barridos al día por titulares o enlaces recibidos. Me escriben. Escribo. Retornos. Mi vida sin mí (buena peli). La vida sin nosotros; ahora, ahí fuera. Las ballenas se pasean estos días acariciando la costa.

Mares y ríos transparentan a la velocidad de la luz. Los satélites fotografían atmósferas regeneradas en apenas semanas. El planeta parece celebrar el confinamiento global. Estarnos quietos va para largo, los animales pueden disfrutarlo con calma. Ahora son los putos amos. Delfines, cabras, conejos, ballenas, perros, orcas, caballos y atunes acabarán pidiéndose cañas en las terrazas (los veremos desde la ventana, cual pájaros enjaulados observando la vida pasar). Los animales avanzan con el repliegue de los confinados, venganza en plato frío. Aplausos a las 19:58. La intensidad va por días, como el ánimo. Gente caminando o corriendo en las azoteas disfrazada de peatones, de calle. El virus de la pobreza asoma ya en Italia, por falta de ingresos. La pandemia laboral de la pandemia. Será lo siguiente, aquí. Publicidad.

Hola, Jaime. Todos los destinos por solo 39,60 euros, pero no por mucho tiempo. Qué cachondos. Es lunes, siguen siéndolo.

TE PUEDE INTERESAR