Sociedad

Las mil caras de Meghan Markle

Como actriz, activista, feminista y duquesa de Sussex, Meghan Markle ha desarrollado diversas facetas a lo largo de su vida personal y profesional

Como actriz, activista, feminista y duquesa de Sussex, Meghan Markle ha desarrollado diversas facetas a lo largo de su vida personal y profesional. Y aunque nunca a dejado de considerarse una California girl, lo cierto es que su papel como esposa del príncipe Harry y miembro de la Casa Real Británica la ha obligado a reinventarse para adaptarse al encorsetado royal style. Pero ¿quién es Meghan realmente?, ¿cómo es la mujer que hay detrás del personaje? Te desvelamos las mil caras de Meghan Markle.

LA DUQUESA


Sin duda, en estos últimos años hemos podido contemplar una importante transformación, tanto en su estilo como en su forma de comunicar. Antes de convertirse en duquesa, la conducta no verbal de Meghan era tremendamente expresiva y espontánea. Es una persona que de forma natural utiliza mucho sus manos y su cuerpo para comunicarse con gran desparpajo y movimientos abiertos. Sin embargo, su nuevo rol ha venido de la mano de una reducción de esta expresión corporal, exhibiendo una gestualidad algo más rígida y comedida. Un lenguaje corporal limitado a movimientos más suaves y controlados que han minimizado esa preciada naturalidad, al menos en público.

LA DULCE


Otro de los aspectos característicos de Meghan es su personalidad dulce y cariñosa. En las distancias cortas no escatima en entrar en contacto con los demás a través de abrazos, apretones o caricias sutiles. Una conducta que se ha visto obligada a restringir y que ha debido suponer un gran esfuerzo, teniendo en cuenta que el lenguaje del tacto suele ser una expresión espontánea e inconsciente de afecto o proximidad con los demás. Buen ejemplo de ello es la inusual cercanía corporal que mantiene con el príncipe Harry, a pesar de que las muestras de afecto en público no son vistas con buenos ojos por la realeza británica. Es habitual verla sosteniendo la mano o agarrando el brazo de su marido, o rompiendo el protocolo para conceder un abrazo.

LA ACTIVISTA


Una de las tareas en las que se siente más cómoda es en su papel como embajadora de causas benéficas. Es bien conocido su activismo social y apoyo al empoderamiento de la mujer, y algunas de sus intervenciones públicas han mostrado su enorme potencial como oradora en este tipo de actos. Sus discursos suelen ser inspiradores y conectados con sus vivencias personales, sabe como establecer conexión emocional con el público a través de las palabras y la voz, haciendo un uso impecable de los silencios y la entonación. Además, tiene un gran sentido del humor, carisma y dulzura al comunicarse. Algo que sin duda la ha ayudado a sobrellevar todo tipo de situaciones, sin perder la amplia sonrisa que frecuenta su rostro.

LA INFLUENCER


Markle es una apasionada de la moda y su estilo ha marcado tendencia dentro y fuera del Reino Unido. Sabe muy bien que su imagen es examinada al detalle y sometida al escrutinio de la opinión pública, y todo ello, junto al estricto protocolo real, la ha llevado a moderar la altura de su falda y el tamaño de su escote, sin perder ni un ápice de elegancia y personalidad. Le gusta destacar con estilismos originales, es cuidadosa con los estampados y prefiere los colores lisos, a la vez que es discreta y minimalista en el uso de complementos y joyería. Como dato curioso, cabe destacar su obsesión con el pelo, siempre perfecto incluso en contextos informales. ¿Será por eso por lo que no deja de tocárselo constantemente? Este gesto se puede interpretar como una expresión de vanidad o coquetería, pero también como un gesto apaciguador en situaciones incómodas. Aunque en su caso, es tan frecuente que cabe pensar que es una manía o un gesto habitual en su conducta no verbal natural.