diario del aislamiento

Día 77

Descubrí a Daniel Innerarity hace años -no recuerdo cómo llegué a él, pero no he dejado de celebrarlo-. Catedrático de Filosofía Política y Social, su pensamiento dibuja un oasis de utilidad en este desierto (país) de analistas inocuos, pavos rellenos e intelectuales ausentes. El confinamiento fue un periodo fácil de gestionar porque la lógica era binaria -o dentro o fuera-, la desescalada implica gestión de riesgos -no va de órdenes sino de percepciones-. Así lo ha resumido. Pandemocracia (libro para una mejor compresión de lo que está pasando). Innerarity se ha inspirado para escribirlo en una obra notable de Ulrich Beck, La sociedad del riesgo -entre otras conclusiones apunta que el elemento competitivo ha invadido el proceso político, anulando un dimensión cooperativa imprescindible en crisis como ésta-. He preguntado al presidente (canario) qué le parece la dinámica destructiva con la que en Madrid se está arruinando la reconstrucción. La política es otra cosa -me respondió-. Propios, adversarios y extraños reconocen a Ángel Víctor Torres un talante constructivo, conciliador (moderno, en consecuencia). Vuelvo a los filósofos -una manera como otra cualquiera de celebrar el 30 de mayo-. En tiempos de cambio -escribió Eric Hoffer- quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe (gracias, Raúl; te debo otra). Sobra ruido. Faltan nueces. Reconstruir el país requerirá reconstruir la política. Los sonidos que emiten los sitúa como parte del problema, y no de la solución (la vieja política gestionando la nueva normalidad, mala cosa). Entra un mensaje de Rafael Jordán. Pone el foco en lo de Nissan -3.000 directos y 20.000 indirectos al paro-. La tragedia se multiplica porque no habrá forma de recolocarlos -respondo-. Compañero de reuniones en multipantallas, Rafa vive y trabaja en Cataluña (conoce bien aquello). Salgo a la calle. Vuelvo. Sin ánimo estadístico, detecto que el sentido común va ganando terreno -más mascarillas, menos estupideces-. Trasteo. Hay quienes proponen partidos de fútbol con sonido de grada enlatado (no sé yo si enlatar la normalidad es lo que necesitamos). Ayer intenté pasar a la fase M. No pudo ser, tendré que esperar algo más -lo contaré, espero-. 30 de mayo. Día de Canarias. Queda muchísimo por hacer, pero en las últimas décadas las Islas han avanzado (no dejemos que las sombras silencien a las luces). Yo confieso. Yo creo en Canarias. Mal asunto sería (o es) dejar de creer en nosotros. Pues eso.

TE PUEDE INTERESAR