La casa blanca-Latitud 38.9

Las 10 posibles candidatas demócratas a la vicepresidencia de Estados Unidos

Biden baraja sus probabilidades de cara a las elecciones de noviembre

Joe Biden. EE
Joe Biden. EE

Mientras la COVID-19 se sigue cebando en los estadounidenses, tanto el presidente Trump como su rival por la residencia en la Casa Blanca a partir de noviembre de este año, buscan estrategias para desarrollar sus campañas políticas en medio de la pandemia. Por su parte, el candidato demócrata para las elecciones generales de noviembre, Joe Biden ha prometido que elegirá a una mujer para que sea su compañera en la papeleta electoral. Biden se enfrenta a la presión de elegir a una mujer negra, aunque durante las elecciones primarias también mostró una relativa deficiencia entre los votantes latinos. Además, tiene que tener en consideración a la izquierda progresista, dado que no era el candidato preferido de los más liberales y algunos de ellos no apoyaron a Hillary Clinton en las elecciones generales de 2016.  Pero tampoco quiere que el elector moderado se sienta alienado ya que aspira a ganarse el voto de la porción de electores que podrían inclinarse hacia uno u otro lado en noviembre, votos que, sin duda, necesita.
La elección de candidata para la vicepresidencia no es fácil. Biden, él mismo un ex vicepresidente, ha dicho que quiere a alguien con quien tenga química, por lo que la elegida necesita ser alguien de confianza con quien pueda cogobernar.

Normalmente, en Estados Unidos, la elección del vicepresidente tiene hasta cierto punto poca importancia a la hora de ganar la presidencia, y el papel del vicepresidente es mayormente el de un suplente en el caso de que ocurra algo al mandatario y poco más. Sin embargo, en esta ocasión es diferente dada la edad de Biden, quien tendrá 78 cumplidos en el caso de llegar a prestar juramento, lo que lo convertiría en el presidente de más edad en asumir el cargo.  Por lo tanto, la persona que elija para la posición de vicepresidenta debe estar lista desde el primer día para tomar las riendas de la nación. Hace poco un compañero de los medios me pidió mi opinión, aquí está mi lista de la clasificación de las diez candidatas con mayores posibilidades por orden de probabilidades, en la que coincido con la mayoría de los medios americanos.

1. Kamala Harris:

No hay duda de que la senadora de California está en estos momentos a la cabeza de la lista. Las rencillas entre ambos, después de las primarias, parecen desvanecerse por segundos, y Harris, puede bordar un debate frente actual vicepresidente Mike Pence, y es la candidata que cumple con la mayor cantidad de requisitos en la lista de Biden para ocupar el puesto.

2. Amy Klobuchar:

La senadora de Minnesota es la elección si las consideraciones geográficas e ideológicas terminan por ser la prioridad de Biden. Klobuchar representa la región del Medio Oeste americano y se enorgullece del tipo de pragmatismo centrista al que él también se acoge. Pero si Biden quiere diversificar la papeleta buscando a una candidata de color o más liberal, Klobuchar perdería su lugar en la lista.

3. Elizabeth Warren:

Es difícil ignorar lo popular que es la senadora Warren entre la base demócrata, con grandes ventajas en opinión favorable de las encuestas más recientes. Sin embargo, que Warren tenga presencia mediática no la convierte de forma instantánea en la persona que Biden elegiría.

4. Catherine Cortez Masto:

El interés en torno a la senadora Cortez Masto ha disminuido un poco en los últimos tiempos, pero todavía tendría mucho sentido desde el punto de vista político su elección por ser latina, senadora y de un estado cuyo voto es codiciado en las elecciones como lo es Nevada.

5. Keisha Lance Bottoms:

La alcaldesa de la ciudad de Atlanta ha sido centro de atención reciente por su gestión en la noticia nacional de la muerte a tiros de Ahmaud Arbery. Su postura desafiante hacia el republicano Brian Kemp, gobernador del estado de Georgia en el debate en curso sobre cuándo reabrir la economía, ha posicionado muy bien a la alcadesa en los círculos demócratas.

6. Susan Rice:

En términos de experiencia en los niveles más altos del gobierno, nadie en esta lista está a la altura de Rice, quien trabajó en la administración Obama como asesora de seguridad nacional y embajadora de Estados Unidos en las Naciones Unidas. El problema es que implica relación con los ataques de Benghazi de 2012 y el reciente informe sobre el teniente general retirado Michael Flynn.

7. Gretchen Whitmer:

La gobernadora de michigan participó en una mesa redonda de covid-19 con Biden el jueves, lo que prueba que se ha convertido en una pieza importante en la respuesta nacional frente al virus, al tiempo que ha recibido ataques de los seguidores de Trump. El mayor problema de Whitmer es que entre las filas demócratas es una gran desconocida.

8. Val Demings:

Biden confirmó que la congresista de Florida está en su lista de candidatas para ser su vicepresidenta elogiando su talento, cualificaciones, competencia y eficacia. Demings es, además, una mujer de color, representante de un estado de gran importancia en las urnas.

9. Stacey Abrams:

La excandidata a gobernadora de Georgia respaldó oficialmente a Biden, aunque se sumó a la lista de disponibilidad para el puesto un poco tarde en la carrera. También de color, en poco tiempo ha conseguido ascender en el mundo de la política con celeridad.

10. Tammy Duckworth:

La senadora de Illinois parece estar haciendo un esfuerzo concentrado en elevar su perfil por medio de entrevistas en los medios, criticando fuertemente a la administración Trump por su gestión de la pandemia y dejando entrever su predisposición para la vicepresidencia.

Biden probablemente no anunciará a su elección por ahora. Normalmente, podríamos haber esperado el anuncio de Biden a principios para principios del mes de julio, poco antes de que la Convención Nacional Demócrata comenzara el 13 de julio. Pero debido al coronavirus la Convención Nacional demócrata se retrasa hasta la semana del 17 de agosto (Milwaukee, Wisconsin) lo que probablemente también demorará el momento de la selección de la vicepresidenta.

Aún así, si Joe Biden sigue el patrón de los nominados anteriores, posiblemente podamos esperar conocer la identidad de su compañera de fórmula la semana del 10 de agosto.

PUNTOS A FAVOR Y EN CONTRA

Senadora de California Kamala Harris. A favor. La senadora de California tendría ventaja interna por una serie de razones. Por una parte, se presentó a las primarias para la presidencia, lo que significa que ha sido investigada en el escenario nacional. Harris es de raza negra, lo que satisfaría a quienes están instando a Biden a elegir una mujer de color; y hay una conexión personal, ya que era cercana con el fallecido hijo de Biden, Beau. La exfiscal y fiscal general del estado tiene reputación de ser incisiva y presentar argumentos de forma concisa, lo que la convierte en una formidable rival frente a Pence. En contra. fue criticada por la falta de un mensaje coherente durante su carrera presidencial, pero el mensaje de Biden se convertiría en el suyo. Harris no entusiasma a la izquierda progresista, y no aporta ventaja regional, y el centro del país se sentiría abandonado frente a representantes de ambas costas.

La senadora de Minnesota Amy Klobuchar. A favor. La senadora de Minnesota vio un impulso tardío en las primarias demócratas antes de retirarse para consolidar el apoyo a Biden. Klobuchar impresionó durante la campaña con su ingenio rápido en las etapas de debate y en la campaña electoral. La senadora es atractiva para el Medio Oeste americano, habiendo ganado la reelección en un estado que Trump perdió por dos puntos en el 2016 y se le escapó por más de 20 en 2018. En contra. Si bien Klobuchar tiene potencial en el Medio Oeste, sus puntos de vista y enfoque más moderado hacen poco por entusiasmar a la base liberal. Además, tuvo poca relevancia durante las primarias entre votantes negros y latinos, que son partes clave del Partido Demócrata.