tribuna

La incertidumbre del sector hotelero

Por José Fernando Cabrera

Hay una gran incertidumbre, a menos de un mes para la posible apertura de la planta hotelera, y al propio tiempo del comercio, restauración, transporte, coches alquiler, excursiones, parques temáticos, ocio. Hace semanas no tenemos ninguna información de la Consejería de Turismo, salvo la posibilidad de un vuelo experimental, Covid free, al parecer bajo los auspicios de la OMS, algo que está bien, pero que no resuelve nada. No hay procedimientos establecidos. Y lo que es más grave, no se sabe en qué condiciones sanitarias van a viajar los peninsulares y extranjeros. Se ha comentado, y es así, que Canarias es un territorio prácticamente libre de Covid. Ayer hubo un solo nuevo caso, en una población de más de dos millones, y este es un muy importante argumento de desescalada, si se trabaja con gran rigor para preservarlo. Y la forma de hacerlo es asegurarse de que no lleguen del exterior personas contaminadas. Un repunte de la enfermedad en Canarias en los próximos meses supondría la ruina y el definitivo cierre de múltiples empresas, y la condena al paro y a la miseria de miles de canarios. Y al día de hoy no hay establecido procedimiento de control alguno. En diferentes declaraciones de prensa de miembros del Gobierno, de distintos departamentos, se manifiesta la conveniencia de que todos nuestros visitantes lleguen con el test hecho, o que se implanten determinados mecanismos, y -copio literalmente- que disminuyan el riesgo. Con todos los respetos que me merece el Gobierno y sus representantes, discrepo totalmente. Es imprescindible e innegociable en mi opinión, que toda persona que llegue del exterior venga libre de la enfermedad, y podernos mantener y potenciarnos como destino seguro. Hay que negociar con las autoridades nacionales y comunitarias, turoperadores y líneas aéreas para establecer los procedimientos, cuyo costo es insignificante en comparación con lo que nos jugamos. A pesar del gran deseo y necesidad de activar la economía de Canarias, es preferible retrasarla e iniciarla con total seguridad, antes que arriesgarnos a un desastre social y económico mucho mayor que el que estamos padeciendo.

TE PUEDE INTERESAR