Caso Grúas

Unidas se Puede y Avante La Laguna anuncian que recurrirán el archivo

Pérez y Ascanio sostienen que al Supremo se le ocultó el testimonio de Padilla y que los catedráticos reconocieron bajo juramento que su trabajo era teórico y no avalaron la prórroga; el recurso será de súplica ante la misma Sala Segunda

Santiago Pérez y Rubens Ascanio, en una intervención ante los medios. DA
Santiago Pérez y Rubens Ascanio, en una intervención ante los medios. DA

Tanto Unidas se Puede como Avante La Laguna, cuyos grupos municipales actúan en el caso Grúas como denunciantes, anunciaron que presentarán sendos recursos contra el archivo provisional del caso Grúas hecho público ayer por la Sala Segunda del Tribunal Supremo en un auto que solo admite que los mismos sean de súplica y sobre los que decidirá la misma sala del Alto Tribunal.

Así lo manifestaron sus respectivos portavoces, Rubens Ascanio y Santiago Pérez, quienes coincidieron en recordar que la información remitida al Alto Tribunal no incluyó información que entienden esencial para el caso, como también sostuvo la Fiscalía Anticorrupción, que remitió, sin éxito, un escrito para corregir las carencias que, a juicio de las acusaciones (tanto la pública como las populares), presenta el relato de los hechos elaborado por el juzgado instructor. Especialmente, se señala la ausencia en el mismo del testimonio prestado por José Padilla, anterior dueño de la concesionaria de las grúas laguneras, y por los juristas contratados por el Ayuntamiento, quienes explicaron bajo juramento que su informe solo era teórico y que, en todo caso, nunca avalaron la prórroga de la concesión, como ahora no solo se da por hecho en el auto del Supremo, sino que, además, se resalta como dato clave.

Sea como fuere, Ascanio confirmó ayer a DIARIO DE AVISOS que su grupo municipal recurrirá, porque falta una “importante ampliación” de la información enviada desde el Juzgado. El de Unidas se Puede cree que la memoria en la que se ha basado ahora el Supremo resulta inconsistente, pero también “muy parcial y débil”. Una memoria que, además, carece de declaraciones “fundamentales” y “demoledoras”, en su opinión, como la de José Padilla, el propietario original de Auto Grúas Poli, quien señaló entonces que hubo una “absoluta tutorización” municipal en su labor, a la par que evidenció vínculos personales entre Clavijo y quienes posteriormente se hicieron con la empresa y con el “famoso” crédito de 120.000 euros. “Para nuestros asesores jurídicos está claro que recurriremos, porque es un caso evidente de vulneración de la legalidad”, subrayó Ascanio.

Santiago Pérez también mostró su sorpresa ayer en conversación con este periódico ante lo que considera un archivo del Supremo simplemente a la vista de la memoria de la jueza de instrucción de La Laguna, una memoria “inconsistente” a su juicio, y que ha sido desautorizada “en reiteradas ocasiones” por la Audiencia Provincial tinerfeña. Aunque aprecia otras carencias en dicha memoria, Pérez resaltó el hecho de que los juristas aclarasen en el juzgado el carácter “teórico” de su informe y que negasen haber avalado jurídicamente la prórroga de la concesión.