EEUU

Filtran el vídeo de las cámaras de los policías durante la muerte de George Floyd

Floyd avisó a los agentes de que sufría problemas de ansiedad y claustrofobia

GEORGE FLOYD DETENCIÓN EEUU
Momento en el que llevan detenido a George Floyd hasta el coche policial. DAILY MAIL

“Por favor no me dispare, señor. Soy claustrofóbico, voy a morir aquí”. Esta frase forma parte de los 8 minutos dramáticos que registró la ‘bodycam’ de uno de los agentes de policía que ahogaron a George Floyd con la rodilla hasta que dejó de respirar.

En el vídeo, que se ha filtrado y lo publica el Daily Mail este martes, se ve cómo el agente le apunta con un arma, mientras Floyd le advierte de que sufre problemas de ansiedad y claustrofobia.

Los agentes intentan llevarle esposado desde su vehículo hasta la patrulla policial mientras exclamaba “no soy esa clase de personas”. Cuando entra en el coche entre gritos, Floyd intenta salir por la puerta contraria como puede, momento en el que los agentes le aplastan contra el suelo, con la rodilla del agente Derek Chauvin sobre él mientras a duras penas decía que no podía respirar hasta que finalmente falleció.

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado 125 incidentes de violencia policial contra manifestantes, personal sanitario, periodistas y miembros de equipos de observación judicial registrados en las protestas antirracistas de Estados Unidos, enmarcadas en el movimiento ‘Black Lives Matter’.

Así lo ha hecho en un informe, titulado ‘El mundo está mirando: violaciones masivas de los derechos de los manifestantes de Las Vidas Negras Importan’ por parte de la Policía estadounidense que se ha publicado este martes, en el que ha precisado que los incidentes se registraron en 40 estados y el Distrito de Columbia entre mayo y junio.

El informe, basado en más de 50 entrevistas realizadas por AI, pone de relieve las experiencias de varias personas en el contexto de las protestas contra la violencia policial y el racismo, desatadas tras la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de la Policía en Mineápolis. Según ha destacado AI, se trata del análisis de Derechos Humanos de violencia policial contra manifestantes “más completo hasta la fecha”.

La organización ha revelado que los organismos de aplicación de la ley hicieron uso “reiterado” de la fuerza física, de sustancias químicas irritantes como el gas lacrimógeno y los aerosoles de pimienta, y proyectiles de impacto cinético como táctica de primer recurso contra manifestantes pacíficos y no como respuesta a ningún tipo de amenaza o violencia reales. También se cometieron violaciones de los derechos de las personas durante arrestos y detenciones.