santa cruz

La Policía Local de Santa Cruz responde a Bermúdez que es “imposible” garantizar las normas sanitarias

Las organizaciones sindicales en la Policía Local piden al consistorio más personal para hacer cumplir las medidas para contener la pandemia
Control policial en Tenerife. Sergio Méndez
Control policial en Tenerife. Sergio Méndez
Control policial en Tenerife. Sergio Méndez

El 25 de septiembre, el Gobierno de Canarias intensificó las medidas de restricciones a la población ante el repunte de los casos positivos por Covid-19 en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, al superar los cien casos positivos por cada cien mil habitantes, concretamente ciento veintiocho por cada cien mil. Esto da lugar a la prohibición tácita de reuniones de más de diez personas, al cierre de locales de ocio, restauración y hostelería a las veintitrés horas. A estas restricciones a la población, hay que añadir las ya en vigor, como el uso obligatorio de la mascarilla, la prohibición de fumar a menos de dos metros de las personas. El control de entrada y salida de los centros escolares, etc.

Tras la denuncia de los sindicatos con representación en la Policía Local de la capital, y ante el riesgo al que estaba expuestos los menores y sus progenitores a la entrada y salida de los centros escolares, tanto al contagio por proximidad del Covid-19, como a riesgos derivados del intenso tráfico, el consistorio decidió aprobar la continuidad del refuerzo policial, con la salvedad que sólo se produce de lunes a viernes en horario de mañana. Este “parche” no soluciona la demanda de los representantes de los agentes, los cuales demandan la continuidad del refuerzo tal como se llevaba a cabo durante el periodo estival, cubriendo la mayoría de la franja horaria diaria y los fines de semana.

Esta reclamación viene acompañada de la activación del SEMAFORO ROJO del gobierno autonómico, ya que el cumplimiento de las medidas sanitarias es IMPOSIBLE con el personal actual. Lo anuncian los representantes de los trabajadores policiales, los responsables del Cuerpo, y hasta los propios ciudadanos. Sírvase de ejemplo la intensa demanda de servicios a la policía local, como las del pasado sábado noche, donde se recibieron setenta y ocho llamadas ciudadanas relacionadas con fiestas en domicilios, botellones y problemas a la convivencia, además de las reiteradas denuncias por los incumplimientos sanitarios que dichas reuniones conllevan.

Si a lo descrito hasta ahora, los agentes deben hacer cumplir con las limitaciones sociales, al cumplimiento de horarios de cierre de locales, y demás prohibiciones, así como a los servicios y requerimientos habituales propios de los policías locales, es de sentido común entender que es imposible.

Se entiende que a los responsables políticos la salud y bienestar de sus ciudadanos y ciudadanas les importa bien poco, y realizan declaraciones a los medios de comunicación, pidiendo a la población, que ante la falta de agentes que hagan cumplir las normas, “se porten bien”. Lo cual, según los sindicatos policiales, es una falta de respeto a la inteligencia de los santacruceros y santacruceras.

En definitiva, las organizaciones sindicales en la policía local piden al consistorio más personal para hacer cumplir las normas sanitarias, señalando directamente a los responsables políticos y técnicos de la falta de control de la pandemia, y del repunte de positivos por Covid-19 en la ciudad, ya que es inútil querer establecer medidas de control sin policías que las hagas cumplir.

TE RECOMENDAMOS