economÍa

Santiago Sesé: “Canarias está en periodo de descuento. Si no se actúa y se toman decisiones ya, lo vamos a pasar mal, pero muy mal”

Cerca de una hora y media duró esta entrevista, pero los primeros cinco minutos de conversación con el presidente de la Cámara de Comercio bastaron para comprender que si no se empiezan a tomar medidas ya, es decir hoy mismo, Canarias "se va al carajo"
Santiago Sesé Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife
Santiago Sesé Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife
Santiago Sesé Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

Cerca de una hora y media duró esta entrevista, pero los primeros cinco minutos de conversación con el presidente de la Cámara de Comercio bastaron para comprender que si no se empiezan a tomar medidas ya, es decir hoy mismo, Canarias se va al carajo. Así, sin filtros y sin anestesia. La situación dramática que vive en estos momentos el turismo, principal motor económico del Archipiélago, urge una actuación inmediata porque “Canarias está en periodo de descuento”. Prolongar los ERTE, como ha hecho Alemania hasta diciembre de 2021; ampliar la carencia de los créditos ICO; ejecutar hoy mismo los proyectos que están pendientes y tienen financiación para que la construcción ayude a la recuperación; implantar ya, sin esperar por Europa, como han hecho Grecia o Madeira, los test PCR en los aeropuertos con el fin de no perder la temporada de invierno; y, de cara a los próximos presupuestos, aumentar la partida de los capítulos de capital, 6 y 7, son algunas de las medidas que el presidente del organismo cameral ya no pide, sino exige que se pongan en marcha ya. “Es hora de dar un golpe en la mesa y actuar, porque de lo contrario”, vaticina, “lo vamos a pasar mal, pero muy mal”.

-¿Cómo salimos de esta?

“Mire, estamos de acuerdo en que esta crisis no es una crisis económica, como pudo serlo la de 2008, sino una crisis sanitaria, ¿no? Por lo tanto, o somos capaces de reducir los contagios o el turismo no se va a recuperar. Así de claro. Yo, personalmente, le he dicho al Gobierno que en el momento en el que estamos es absolutamente fundamental salvar la temporada de invierno. El Gobierno no puede perder ni un solo minuto en trabajar para reducir los contagios y prepararlo todo para que, desde el momento en el que Canarias tenga los índices de contagios aceptados por los países, los turistas puedan empezar a venir. Si esto no se hace así, perderemos la temporada de invierno”.

-¿Todavía no la hemos perdido?

“Sí. Yo no puedo pensar en que esto ocurra. Quiero ser optimista a pesar de que creo que hemos perdido una oportunidad de oro en agosto, cuando Alemania seguía confiando en nosotros y no había impuesto restricciones”.

-¿A qué se refiere?

“Al retraso en los test. Había que haberlos puesto en marcha desde que se abrieron las fronteras y no se hizo. Y ahora, todavía estamos esperando. Mire, no se puede imaginar la presión de los operadores turísticos, porque tienen la necesidad de encontrar un territorio donde poder llevar a los turistas y le puedo asegurar que presionan mucho más que nosotros en sus países, pero seguimos sin darles respuesta”.

-¿Y por qué cuesta tanto implantar los test cuando, por ejemplo, Grecia o Madeira los pusieron en marcha enseguida?

“Pues no lo sé. Es verdad que inicialmente Europa no se ponía de acuerdo en este asunto, pero como bien dice, Grecia o Madeira no esperaron como vamos a esperar nosotros al día 28, sino que lo pusieron en marcha enseguida. Yo personalmente hablé con la Cámara de Comercio de Madeira y me dijeron que en la Isla está abierto el 75% de los hoteles con una ocupación del orden del 50% y con un índice de contagio de 35 y 40. Por tanto, les esta funcionando hacer estos controles. Y ante esto yo me pregunto: ¿a qué esperamos?, ¿qué tenemos que perder?”.

-Económicamente, nada porque, además, ustedes, los empresarios, se han ofrecido a financiarlo.

“Pero no solo eso. Hay que entender que los test no son un gasto, sino una inversión. En la situación en la que estamos no se puede perder tiempo con esto y hay que hacer los test ya, de inmediato. Si perdemos el tiempo con protocolos y documentos vamos a entrar en una situación que no tendrá marcha atrás. Yo me resisto y, mire, estoy convencido de que todavía se puede trabajar la temporada de invierno”.

-¿Y si perdemos el invierno?

“Mire, de verdad que no quiero ser derrotista y me niego a ponerme en un escenario donde ocurra esto. Quiero pensar que seremos capaces de recuperar parte de ese turismo perdido. Si no conseguimos que la temporada de invierno arranque el 1 de noviembre tendremos otra oportunidad a mediados de diciembre, pero aún así tendríamos una situación muy, muy, muy complicada, porque no se podría mantener lo que más nos preocupa, que son los puestos de trabajo”.

-¿La opción que plantea el Cabildo de Tenerife de negociar con los operadores isla por isla para poder recuperar la economía, la ve factible?

“Claro. Nosotros ya lo propusimos en nuestro último boletín de coyuntura turística. Al final la reactivación de una Isla repercutirá en el resto y eso es positivo”.

-¿Está seguro de que los turistas en estos momentos se quieren montar en un avión? Porque aquí entra en juego la percepción de seguridad, que es individual.

“Por eso insistimos en que lo importante es generar seguridad. Si se hacen los test en origen y destino, el turista que se suba al avión sabe que su compañero de asiento también se lo ha hecho y está libre de COVID y lo mismo al regreso, por lo que no tendrá que hacer cuarentena. Pero como usted sabe yo soy empresario hotelero y lo que me ha sorprendido es que en estos meses ha venido turismo británico con aerolíneas lowcost a pesar de la cuarentena que tienen que pasar cuando lleguen a su país. Me sorprendió la cantidad de británicos que tenían ganas de venir a las Islas a pesar de la cuarentena. Por eso le insisto: no podemos perder tiempo. Si tomamos decisiones, hagámoslo ya, con carácter inmediato, porque, sinceramente, estamos en tiempo de descuento”.

-¿Qué alternativas tenemos?

Pues no hay muchas. Nos quedaría únicamente la inversión pública que, además, sabemos que es muy limitada; y la construcción, pero claro este es un sector que va de la mano de la agilización administrativa, que como bien sabe en España brilla por su ausencia. Sinceramente, el Gobierno no se ha dado cuenta de la situación en la que estamos. Tiene voluntad, pero le falta de valentía y nosotros necesitamos rapidez a la hora de tomar decisiones y el entramado burocrático al que estamos acostumbrados, ahora, en una situación de alarma como la que tenemos no ayuda. Lo que hay que hacer es una moratoria de parte de la normativa. En el caso de la construcción, que es un sector muy intensivo en mano de obra si se agilizan los proyectos puede ayudar a la economía. Si los fondos que hay se gastan en una inversión productiva, nos hará más competitivos y habrá retorno. Lo que no podemos es gastar y gastar en gasto corriente porque eso no vuelve. Tendremos que gastar lo justo y necesario para poder atender a la sanidad y la educación, pero también hay que tener una Administración muy eficiente y valorar qué gastos hay que reducir. Igual que han hecho las empresas”.

-El Plan de reactivación pactado por todos los agentes sociales, ¿no cree que ayude para esa reconstrucción?

“Claro que ayuda, pero ya en la última reunión le dije al presidente del Gobierno que en este plan hay dos fases: una de reactivación que tiene que comenzar ya, a ser posible hoy mismo, y otra de reconstrucción más a medio y largo plazo. Pero la inmediata es para actuar en el cuarto trimestre y primer trimestre del próximo año porque toda la inversión productiva que hagamos en estos meses será esencial para esa recuperación. Le dije al presidente: hagamos un inventario de todos los proyectos que pueden salir rápido porque ya tienen ficha financiera y ejecutémoslos, pero no dentro de 6 meses, mañana porque es lo que nos hace falta ahora. Necesitamos inyectarle a la economía dinero para ganar tiempo para reconstruir las Islas”.

– Si este plan no se ejecuta de forma inmediata como usted dice, ¿servirá para algo?

“Nosotros en esto hemos sido muy claros. Estamos en un estado de pandemia y hay que actuar ya”.

– ¿La prórroga de los ERTE que sigue negociándose llega tarde?

“Mire, los empresarios y los sindicatos somos los que realmente sabemos lo importante que han sido los ERTE durante todos estos meses. Está más que demostrada su eficacia, pero dicho esto y recalcando que han sido una herramienta fundamental para mantener el empleo y el tejido productivo, no pueden generar tanta incertidumbre. Duran tres meses. El último día los prorrogamos a prisa y corriendo y sin saber muy bien en qué condiciones. Y por eso me parece que, en estos momentos, es un gran error llevar los ERTE solo hasta diciembre. Deberíamos imitar a Alemania que los tiene hasta el 31 de diciembre, pero de 2021, porque esto da seguridad al empresario. Mire los empresarios lo que queremos es sacar cuanto antes a nuestros trabajadores de los ERTE porque desde el momento en que tengamos actividad significará que la economía esta funcionando. Además, y tengo que decirlo, no me parece razonable que aquellos trabajadores que se contrataron en su momento de forma eventual y les llegó el ERTE, cuando finalice el contrato siga en ese ERTE, porque es la empresa la que ha tenido que soportar una cotización de un empleado que se sabía que era eventual”.

-Está a favor de los despidos, entonces.

“Vamos a ver: los empresarios no queremos despedir a nadie, pero si lo que nosotros tenemos es una actividad y esa actividad se ha perdido, como ha ocurrido ahora, yo tengo que ajustar y el Gobierno me tiene que dar la libertad para poder ajustar la platilla a la actividad que tengo. Yo en enero, por ejemplo, tenía unos trabajadores en función a una actividad, si esta cambia radicalmente no puedo mantener la misma plantilla porque pone en riesgo la continuidad de la empresa. Lo que pedimos es que se nos dé la libertad para ir adecuando la plantilla a la actividad. No le quepa duda que lo que los empresarios queremos es llegar cuanto antes a los volúmenes que teníamos antes de la pandemia, pero lo que no se puede es poner por decreto que los empresarios no puedan ajustar la plantilla, porque el mercado no lo marca el Gobierno. Hay que ser valiente y hay que decirlo. Nos tienen que dar flexibilidad para ir ajustando los márgenes y poder ser competitivos”.

Santiago Sesé Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife
Santiago Sesé Presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife. Sergio Méndez

-¿La bondad de los créditos ICO se les puede volver en contra, dado que la recuperación económica no llega y a principios del próximo año hay que empezar a pagarlos?

“Los empresarios hemos puesto en valor tanto los ERTE como los créditos ICO, pero es bueno hablar con claridad. Estos créditos se plantearon para un periodo de 3 a 4 meses con la intención de salvar la liquidez de las empresas. En ese momento qué duda cabe, los ICO vinieron muy bien a muchas empresas que no tenían liquidez. ¿Qué ha ocurrido ahora? Pues que lo que eran 3 meses han pasado a 6 y las previsiones que ahora tenemos delante no son las mismas que en marzo. Mire, cuando nosotros reunimos a la prensa y presentamos esos informes de coyuntura económica, el objetivo es dar información sobre lo que va a ocurrir y así, el empresario, en función de estas previsiones va tomando decisiones. Yo como empresario necesito saber lo que va a ocurrir en 6 meses para poder tomar decisiones en mi empresa. No sé si se acuerda que hace unos meses se aseguraba por el mismo Gobierno que la salida de esta crisis iba a ser en forma de V. ¿Qué hicieron muchos empresarios? Pues con estas perspectivas muchos hicieron stock y utilizaron este crédito para preparase para la salida. Pero ahora se ve que esto no va a ser así, y en febrero hay que empezar a devolver las amortizaciones. Unas empresas que no han tenido actividad. Esto lo que traerá será morosidad. Por eso lo que decimos es: sabiendo que esto va a ocurrir, ampliemos la carencia para que en febrero las empresas no lleguen a una situación de insolvencia. Al principio se solicitaron muchísimos ICO, ahora usted le pregunta a las entidades financieras y no hay peticiones”.

-¿Cómo valora la gestión del Gobierno en toda esta pandemia? ¿Le ha faltado mano dura al Ejecutivo canario para exigir al Estado más acción como dice usted o ha sido suficientemente enérgico?

“Mire ha sido una situación que nos cogió a todos por sorpresa, pero en la primera etapa. Una vez pasado el tiempo es importante comparar lo que han hecho otros países y cómo están esos países de nuestro entorno. Nos dijeron que en septiembre habría otro rebrote y parece que en julio y agosto estaba todo el mundo de vacaciones. Ahora la realidad nos ha dado de bruces y nos encontramos con que los rebrotes han llegado en agosto. Desde el principio de esta pandemia, le hemos dicho al Gobierno que queremos ser parte de la solución, no del problema, y para ello le pedimos que nos escuche. Queremos una Administración mucho más diligente con mucha más capacidad. Porque están muy bien todas medidas de choque, pero al final evaluamos, y no hay resultados”.

-¿Esta pandemia ha servido para darnos cuenta de que poner todos los huevos en la misma cesta no es bueno?

“Claro que hay que diversificar. Invertir en economía circular, nuevas tecnologías, energías renovables… pero no demonizando al turismo y echándole la culpa de todo a este sector. Canarias se ha especializado de forma natural en el turismo porque en las Islas se dan las condiciones de clima y de situación geográfica y, además, se ha hecho con una planta hotelera de primer nivel. Cuando se habla de diversificar, que creo que todos estamos de acuerdo, también hay que tener en cuenta que en las Islas es más complicado y, sobre todo, se puede hacer sin demonizar a un sector esencial como es el turismo”.

Presupuestos: los empresarios se plantan. Más inversión

Como cada año, el Gobierno canario se encuentra ya preparando las cuentas anuales, pero lógicamente estos presupuestos no serán como los de otros años, puesto que los ingresos se reducirán, según Sesé, en torno a los 1.000 millones. En este punto, el presidente de la Cámara lo tiene claro: Canarias tiene que “ponerse seria” y exigir la compensación del REF. “Coincidimos con el Gobierno”, dice Sesé, “en que en estos momentos hay que hacer un presupuesto social, pero tenemos que ser realistas: los empresarios nos vamos a plantar en lo que se refiere a la inversión productiva. Lo que no puede seguir pasando es que en un presupuesto precrisis (2008) los capítulo 6 y 7 de capital eran el 20% del montante total y en 2020 sean solo el 12%. Voy más allá: Presupuesto de 2020, capítulo 6, unos 500 millones de euros. A fecha de agosto sólo hay ejecutado 62 millones. ¿Seremos capaces de aquí a diciembre de ejecutar el resto con la falta que nos hace? Esta es la prueba de que no solo es importante tener el dinero, sino ejecutarlo adecuadamente”.

TE RECOMENDAMOS