CUENTA ATRÁS PARA LAS ELECCIONES USA 2020

Duelos por separado

Con el debate cancelado, Donald Trump se dedicó a discutir, mientras que Joe Biden respondió a las preguntas

El presidente Trump y el exvicepresidente Joe Biden aparecieron en foros municipales televisados al mismo tiempo el jueves por la noche.

Entre sus respuestas notables, Trump se negó a denunciar la infundada QAnonteoría de la conspiración, mientras que Biden dijo que ofrecería una respuesta más concreta sobre el “empaque de la corte” antes del día de las elecciones.

El plan inicial era que los dos contendientes se batieran en un debate que pasó a ser de en persona a virtual debido a que el presidente presuntamente dio positivo de coronavirus, el jueves por la noche, pero Trump se opuso a la decisión de los organizadores del debate virtual citando que no quería sentarse delante de un ordenador y que no quería ser interrumpido fácilmente por el moderador.

La campaña de Biden, el candidato demócrata, programó a raíz de la actitud del presidente actual un foro con la cadena ABC News. Días después, la campaña del republicano Trump anunció su propio foro el mismo día y hora en el canal NBC News.

El primer segmento del foro de Trump, celebrado en Miami, transcurrió bajo el “interrogatorio” (según los seguidores del presidente) de la moderadora de NBC Savannah Guthrie, antes de que los asistentes tuvieran la oportunidad de hacer sus preguntas. Trump, mostrando su estrategia de atacar a quien lo pone en su lugar, a menudo se enfrentó a Guthrie durante una hora de ida y vuelta. Por su parte, Biden, con una actitud muy diferente a la del presidente, respondía a complicadas preguntas sobre política por parte de los votantes y del moderador de ABC, George Stephanopoulos, en Filadelfia.

Trump sobre QAnon y la deuda de “manises”

Trump discutió una amplia gama de temas, incluyendo su gestión de la pandemia, que defendió; las veces que no denunció a los supremacistas blancos, lo cual negó, y la cuestión de si estaría de acuerdo con una transferencia pacífica del poder si pierde ante Biden, a lo que volvió a responder indirectamente.

Un intercambio entre la moderadora y Trump sobre QAnon produjo un momento bastante sorprendente, cuando el presidente se negó a denunciarlo después de que Guthrie explicara brevemente la teoría de la conspiración sin fundamento: que Trump está luchando contra una red de tráfico sexual infantil de “estado profundo” dirigida por demócratas.

El presidente dijo que no sabía nada sobre ese grupo, para luego decir que sabe que están muy en contra de la pedofilia, para inmediatamente cambiar de tema y dirigir sus ataques a Antifa y la izquierda radical. Otro momento polémico se produjo en medio de una discusión sobre las declaraciones de impuestos de Trump, que se revelaron el mes pasado en el New York Times. Trump pareció admitir que debe 421 millones de dólares, lo que para él son solo “manises” y que solo pagó unos 1.500 dólares de impuestos en dos de los últimos 10 o 15 años.

LEY DE EMPAQUE Y CRIMEN DE LA CORTE

Biden también respondió a preguntas sobre la pandemia y la economía, así como sobre el fracking, la política exterior y los derechos de las personas transgénero.

En particular, Biden hizo sus comentarios más extensos hasta la fecha sobre la cuestión del empaque de la corte (la idea promovida por algunos demócratas de agregar jueces a la Corte Suprema si el Senado confirma a la nominada de Trump, Amy Coney Barrett, al Supremo este otoño). En las últimas semanas, Biden había evitado responder directamente si apoya la idea, pero esta semana reiteró que “no es un fan”. “No soy un fanático, pero depende de cómo resulte esto”, dijo Biden durante el foro. Cuando se le pidió que aclarara qué quería decir con eso, Biden dijo que emitiría un juicio basado en si un debate genuino puede desarrollarse en el Senado durante el proceso de confirmación de Barrett. Presionado aún más, Biden dijo que dejaría clara su posición antes del día de las elecciones.

El demócrata también fue presionado por su apoyo a la legislación contra el crimen de décadas de antigüedad a la que se culpa por el aumento de las penas privativas, especialmente entre los hombres de minorías. A este respecto, Stephanopoulos le preguntó a Biden si su apoyo a dicha legislación fue un error, a lo que Biden contestó admitiendo que lo fue.

La prueba

Trump también dijo en el foro que no sabía si le habían hecho la prueba del coronavirus antes del primer debate, el 29 de septiembre. 

Cuando se le preguntó si su equipo se había adherido al “sistema de honor” de la comisión de debate para que los candidatos llegaran con una prueba de coronavirus negativa, Trump dijo: “No sé. Ni siquiera recuerdo. Hago pruebas todo el tiempo. Pero puedo decirles esto: después del debate, como, supongo que un día o dos… creo que fue el jueves por la noche, tal vez incluso el jueves por la noche, di positivo”.

El próximo debate está fijado en el calendario para el 22 de octubre en Nashville. Se le preguntó a Biden si espera que se lleve a cabo y si exigirá que Trump dé negativo el día del debate antes de que los dos aparezcan en el mismo escenario. “Es una decencia poder determinar si está claro o no”, dijo Biden. “Espero estar allí”.

Encuesta: Biden toma dígitos sobre Trump

Una ventaja de dos dígitos a menos de tres semanas para el día de las elecciones no es moco de pavo. El exvicepresidente lidera a Trump entre el 54% y el 43% entre los posibles votantes en la encuesta. Es el nivel más alto de apoyo que Biden ha logrado desde que las encuestas comenzaron en febrero. Biden nunca ha estado por debajo del 50% y Trump nunca ha estado por encima del 44%.
Trump ganó el 46% de los votantes en 2016 a nivel nacional, pero fue suficiente para obtener una victoria en los estados clave para el Colegio Electoral. Biden ha conseguido ventaja en varios estados clave, incluidos Wisconsin, Michigan y Pensilvania, que fueron cruciales para la victoria de Trump en 2016. Pero Trump está a poca distancia. Biden sigue teniendo una ventaja con los votantes negros, latinos, blancos con un título universitario, mujeres, personas que viven en ciudades y suburbios, votantes jóvenes e independientes.

En particular, Biden lidera esta encuesta con votantes blancos del 51% al 47%. Eso es extraordinario. Trump ganó a los votantes blancos en 2016 por 20 puntos. El 51% de Biden entre los votantes blancos es el más alto para un demócrata que se remonta a Jimmy Carter en 1976, cuando Estados Unidos era mucho menos racialmente diverso, según la Radio Nacional estadounidense. Si Biden, de hecho, gana ese nivel con los blancos, indicaría que se está formando una ola muy grande para los demócratas en la papeleta electoral.

Los grupos más fuertes de Trump siguen siendo los cristianos evangélicos blancos, los votantes rurales y los blancos sin títulos universitarios. Pero la ventaja de Trump entre los blancos sin estudios superiores se ha reducido en 19 puntos netos con respecto al mes pasado. En septiembre, Trump lideró entre los blancos sin título universitario del 63% al 33%. Eso se ha reducido significativamente este mes a una ventaja del 54%-43% para Trump. Trump les ganó entre el 66% y el 29% en 2016 sobre Hillary Clinton. El único grupo del que debe preocuparse la campaña de Biden son los latinos. Biden lidera solo entre el 55% y el 37% de los latinos. Clinton ganó a los latinos entre el 66% y el 28% en 2016.

La ventaja ampliada de Biden viene inmediatamente después de la actuación errática del primer debate de Trump, el debate vicepresidencial y el positivo por COVID-19 de Donald Trump.

Por un margen de 53% a 35%, los votantes probables dicen que Biden y su compañera de fórmula, la senadora de California Kamala Harris, sacaron más partido a los debates que Trump y el vicepresidente Mike Pence.

La mayoría (52%) de los votantes dice que la presidencia de Trump ha sido un fracaso, en comparación con el 45% que dice que ha sido un éxito.