superconfidencial

El artículo de hoy lo escribe Maite

He recibido una carta de Maite H. (inicial del apellido). He omitido sólo un calificativo que no iba dirigido a mí, sino al periódico. Dice, textualmente: “Hola, Andrés, la verdad es que cada día entiendo menos tus artículos. Me sorprende que siendo un referente en la información te limites ahora a escribir artículos presuntamente jocosos. […]

He recibido una carta de Maite H. (inicial del apellido). He omitido sólo un calificativo que no iba dirigido a mí, sino al periódico. Dice, textualmente: “Hola, Andrés, la verdad es que cada día entiendo menos tus artículos. Me sorprende que siendo un referente en la información te limites ahora a escribir artículos presuntamente jocosos. Que vayas a comer a Los Limoneros como excusa para hacer una entrevista lo podría entender, siempre te ha gustado el buen comer. Pero de eso a estar vegetando en el DIARIO DE AVISOS hay un abismo. Siempre recuerdo tus programas en Radio Burgado y posteriormente en Radio Ranilla; tendrás algún correo mío felicitándote por los programas que emitíais en la emisora del Puerto. Todos eran muy buenos… hasta que, plof, se dejó de escuchar. Tenía la costumbre de poner a grabar online en mi ordenador vuestras emisiones de Radio Ranilla. Lo tenía preparado a las 7.30 de la mañana y las dejaba hasta las 10 de la noche cuando se repetía el bucle. Mi padre (dep) escuchaba todos vuestros programas, grabados o en directo. Le gustaban las tertulias y los programas musicales. La música de su época, las historias de los viejos, las bandas de música y sobre todo el desparpajo con el que hacían la radio. Todo eso terminó, por lo menos para mí. Ya no me gusta la radio. Tus artículos no muerden, sólo lamen y a mí me gusta que me pasen la lengua, pero a mí. Ver cómo se la pasan a los demás es sencillamente lamentable. No espero nada de este correo, ya no te leo en ese periódico, ya no reconozco tus artículos. Bueno, seguramente estarás contento y yo me alegro. No te tomes este correo como un insulto o una agresión, es una reflexión de una seguidora que espera de un periodista algo más. Besos, mi niño. Maite”.