SUCESOS

Nueva temeridad al volante en Canarias: el conductor de una guagua invade el carril contrario

Los ciclistas a los que puso en peligro grabaron el suceso

La Guardia Civil ha abierto una investigación por un presunto delito contra la seguridad vial ocurrido el pasado mes de marzo en la GC-500, a raíz de un vídeo donde se apreciaba la conducción temeraria del conductor de una guagua sobre varios ciclistas.

Las imágenes fueron grabadas con una cámara instalada en la parte inferior del sillín de una de las bicicletas y que recogía las imágenes de la visión trasera, grabando el adelantamiento efectuado por la guagua.

En el vídeo se veía cómo la guagua invadía el carril contrario en un lugar prohibido por señal vertical y horizontal de línea continua, encontrándose muy próximo a una curva hacia la derecha, apreciándose cómo cerraba la trayectoria al ciclista al que efectuaba el adelantamiento, teniendo éste que frenar bruscamente para evitar ser atropellado.

Mientras se efectuaba la maniobra de adelantamiento, la guagua puso en peligro a otro ciclista que circulaba en sentido contrario al existir escasamente espacio entre la guagua y la valla de protección de la calzada, poniendo en grave riesgo la integridad física o la vida del mismo al tener que obligarle a circular totalmente pegado a la valla de protección, sin dejar distancia de seguridad alguna con la guagua en cuestión.

De la denuncia formulada por el ciclista y el vídeo aportado, los agentes del GIAT determinaron el tramo de la vía donde se desarrollaron los hechos, comprendidos entre los puntos kilométricos 22.800 y 22.900 de la carretera GC-500 (Doctoral-enlace Puerto de Mogán), así como de la franja en la que se realizaron las grabaciones.

Tras lo ocurrido, el conductor de la bicicleta se trasladó hasta dependencias del Destacamento de Tráfico de Maspalomas, al objeto de realizar una denuncia voluntaria por supuesta infracción al artículo 85 del Reglamento General de Circulación, especificando que podría disponer de un archivo multimedia pero sin aportarlo en ese momento.

Sin embargo, la Jefatura Provincial de Tráfico posteriormente le requirió el aporte de las grabaciones para adjuntar al expediente denuncia como prueba, trasladando las mismas al GIAT de Tráfico, quien una vez visionado el mismo se pudo determinar que los hechos recogidos pudieran revestir de carácter de infracción penal y no administrativa.

De igual forma, al sólo apreciarse algún carácter de la placa de matrícula de la guagua en las imágenes, se realizaron gestiones de rastreos de coincidencias en registros DGT, en lo que se pudo establecer la placa de matrícula.

Por todo ello, y una vez finalizado el estudio de las condiciones y circunstancia de la vía (tramo de vía recta, carente de arcenes practicables), medidas y dimensiones de los vehículos implicados, así como la constatación de la maniobra realizada por parte del conductor de la guagua y el peligro creado a otros usuarios de la vía más vulnerables, reveló a la Guardia Civil que se encontraban ante un posible delito contra la Seguridad vial, conducción manifiestamente temeraria, al atender que la conducta descrita supuso en sí misma un grave riesgo para la Seguridad vial, al poner en concreto peligro la integridad de los conductores afectados.

Días después, las investigaciones de la Guardia Civil permitieron determinar la identificación del vehículo a motor y su conductor, procediendo a la localización y citación del conductor infractor, el cual compareció en dependencias del Subsector de Tráfico al objeto de ser informado de los hechos por los que era investigado en calidad de supuesto autor de un delito de conducción manifiestamente temeraria, quedando a disposición del Juzgado de Instrucción número tres -en funciones de Guardia- de San Bartolomé de Tirajana.