superconfidencial

Canchanchanismo universal

Vivimos un canchanchanismo universal. Ni siquiera el sólido -y complicado- sistema electoral norteamericano se salva del desastre. Y hasta un presidente enloquecido pide que se suspenda el recuento de votos porque ya ganó él. ¿Qué no va a ocurrir en España si en USA gobierna -todavía-Trump, en el Reino Unido Boris Johnson y en China un chino que deja escapar los virus de sus laboratorios experimentales? Lo que vivimos, repito, es un canchanchanismo universal y perverso, que puede ser el principio de la fin del mundo. He de advertir que lo pongo en femenino, la fin del mundo, porque es lo que ha hecho el mago toda la vida. El mago masculiniza la radio -el Radio Club- y feminiza el fin del mundo -la fin del mundo-, porque le da la gana. El mago y la ortografía son un oxímoron. Y, ahora, en tiempos de tiquis miquis de género, mucho más, porque el mago está hecho un lío con Irene Montero y Milagros Luis Brito, que fue la que inventó aquí el “ellos y ellas”, mientras que el recordado César Fernández-Trujillo, paz descanse, creó el “señoras y señores, querido público”. Bueno, pues es lo que hay. Esta mañana, el hombre de la isla -bueno, y la mujer- se levantó como si nada estuviera pasando en el mundo. Mientras, en los Estados Unidos, la gente no quiere acostarse sin presidente y Trump vocifera desde la Casa Blanca y dice que Biden es un sicario de Bernie Sanders y de Soros, húngaro y perverso, antiguo acusica de compatriotas ante los nazis. Joder, cómo está el personal de alborotado y qué mal se nos viene la Navidad, que ya ha llegado o casi. La Navidad llega desde que uno que yo me sé planta un pino en el centro comercial que dirige. Es la primera señal de alerta.

TE RECOMENDAMOS