tribuna

Presupuestos canarios para la remontada

Los presupuestos de la Comunidad Canaria para 2021 tratan de responder a los retos que nuestra sociedad tiene para superar la grave crisis sanitaria, económica y social de la COVID-19 e impulsar la recuperación y el empleo, garantizando los servicios públicos y la protección social, e incentivando la reactivación económica. Canarias dispondrá de 8.474 millones de euros de gasto no financiero el próximo año, un 5% más que en 2020. El 75% se lo llevan los servicios públicos y sociales, que crecen sustancialmente. Como también lo hacen, en este caso muy por encima de la media, la inversión y las partidas destinadas al apoyo a los sectores productivos. Tras ser aprobados por el Gobierno, los presupuestos iniciarán ahora su tramitación parlamentaria.

Estamos inmersos en una crisis de enormes dimensiones. Con 1,2 millones de muertes en todo el mundo y contagios que ya han superado los 45 millones de personas. Con paralización económica, grandes caídas del PIB, destrucción de empresas e incremento del desempleo. Con un enorme aumento de la pobreza y de la exclusión social. Con un fuerte descenso de los ingresos de las administraciones en medio del imprescindible incremento del gasto público para hacer frente a las consecuencias de la pandemia.

La situación sanitaria sigue siendo muy grave. En el Estado español, con numerosas nacionalidades y regiones que han tenido que adoptar medidas restrictivas para tratar de frenar el crecimiento de los contagios, evitar un inmediato colapso hospitalario y salvar vidas. Con la adopción de cierre de actividades y sectores económicos en Alemania, Bélgica, Países Bajos, Italia o Francia. El empeoramiento de la situación sanitaria en toda Europa tiene especiales consecuencias en comunidades como la canaria que tienen un gran peso del sector servicios en su PIB y en su empleo. Pese a nuestros buenos datos epidemiológicos, pese a exigir test negativos en el acceso a los establecimientos turísticos, pese a que distintos estados hayan levantado las restricciones para viajar al Archipiélago, pese a la recuperación de distintas conexiones aéreas con los países emisores de turistas a las Islas, en estas circunstancias de pandemia y temor no resultará nada fácil recuperar el turismo.

A la hora de elaborar las cuentas públicas canarias hemos tenido que trabajar con numerosas incertidumbres. Algunas todavía sin resolver, como la evolución de los ingresos tributarios de la Comunidad o las cantidades definitivas que corresponderán a las Islas en los presupuestos europeos y estatales destinados a la recuperación y la reactivación. Pero otras se han ido despejando muy favorablemente. Entre ellas, la suspensión de las reglas fiscales en 2020 y 2021, la posibilidad de utilización de los superávit y remanentes, el mantenimiento de la financiación autonómica sin tener en cuenta el ciclo económico o la buena posición de Canarias, por su condición de región ultraperiférica en el Marco Financiero 2021-2027 de la UE. Junto a la aprobación del Plan Reactiva en Canarias.

Para configurar los ingresos no hemos subido los impuestos, al considerar que no se dan condiciones para ello, ni recurrido a más endeudamiento, teniendo muy en cuenta que la crisis se prolongará varios años y hay que afrontarla adecuadamente en los presupuestos de 2022 y 2023, como mínimo, y no solo en el próximo. Lo que sí hemos hecho es ahorrar en los intereses del pago de la deuda pendiente, gracias a su renegociación. Se trata de un presupuesto base que se verá incrementado de manera significativa por las transferencias extraordinarias del Estado y los recursos del REF no sometidos a convenios, además de por las partidas que podamos captar de los fondos europeos, tanto los ordinarios como los extraordinarios dedicados a la reconstrucción económica y social.

Con relación a la crisis 2009-2014, la financiera, que se caracterizó por recortes y especulación, ahora asistimos a una respuesta de las instituciones muy diferente en los ámbitos europeo, estatal y canario. Con políticas anticiclicas y un relevante compromiso del sector público. El Next Generation EU, el programa de reconstrucción europeo, inyectará 140.000 millones de euros en el Estado español en los próximos seis años, de los que 72.000 corresponderán a transferencias y el resto a préstamos. Además, el Banco Central Europeo ha puesto en circulación 1,3 billones de euros, evitando la especulación que se produjo en el anterior proceso. Lo mismo está sucediendo con el presupuesto estatal para 2021, que ha iniciado su tramitación, que amplía el gasto público y apuesta por la recuperación económica y social.

Esa respuesta diferenciada se ve ratificada en nuestras cuentas públicas: ni recortes ni austericidio. El Presupuesto de Canarias del 2021 es claramente anticíclico, expansivo. Respecto al presupuesto del presente 2020, en medio de una crisis sin precedentes, crece en 407 millones de euros, un 5% con relación al presupuesto inicial vigente, pese a que perdemos 430 millones en ingresos, y alcanza un total de 8.474 millones de euros.

La sanidad, la educación y los servicios sociales, que sufrieron enormes pérdidas de recursos humanos y materiales en la anterior crisis, ya se han visto reforzadas de manera significativa en el actual ejercicio en el que hemos contratado a más de 7.000 profesionales sanitarios y docentes. El presupuesto garantiza el mantenimiento extraordinario de esas plantillas. Habrá 304 millones más que en 2020, alcanzando los 6.356 millones de euros, es decir, el 75% del gasto no financiero de nuestras cuentas públicas. De ellos, 3.304 millones corresponden a Sanidad, 1.978,8 a Educación y 510 al área de Servicios Sociales.

Conscientes de la necesidad de estimular la economía y el empleo en este difícil contexto, en el que las administraciones deben actuar como pulmones de una economía privada devastada por la pandemia, las inversiones también crecen, más de un 17%. Aumentando también un 23% las consignaciones a las políticas sectoriales: comercio, industria, I+D+i, turismo o sector primario. Las cuentas públicas para 2021 dedican especial atención a la construcción de viviendas, con 121 millones de euros para superar una década de paralización en este ámbito y enfrentar una enorme carencia de nuestra tierra; supone, además, una importante generación de economía y empleo. El Servicio Canario de Empleo recibirá 276 millones de euros y Justicia y Seguridad contarán con 205 millones.

Se trata, en definitiva, de unas cuentas expansivas, rigurosas y prudentes dirigidas a reforzar los servicios públicos, así como apoyar a los sectores productivos para reactivar la economía y el empleo. Con casi 8.500 millones de euros a los que se añadirán recursos extraordinarios de los Presupuestos del Estado, de los programas del REF no conveniados y del fondo europeo de reconstrucción. Recuperaremos así en 2021 una parte significativa de lo perdido en 2020. Y la remontada tendrá que continuar en los ejercicios posteriores hasta alcanzar los niveles que teníamos en 2019. Para salir de esta profunda crisis y construir juntos un futuro sostenible en una tierra con oportunidades para su gente.

* Vicepresidente y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos del Gobierno de Canarias

TE RECOMENDAMOS