superconfidencial

500 millones

La avaricia del Gobierno, desde los tiempos del indeseado Montoro, ha provocado que la recaudación de la lotería y otros sorteos haya caído en picado. Al día de hoy sólo están exentos de impuestos hasta 40.000 euros de lo que a uno le toque; el resto tributa al 20%. Quien lo recauda -el banco, generalmente- te lo descuenta y lo ingresa al fisco en tu nombre. Debido a la voracidad de la Hacienda pública, la recaudación para el sorteo de Navidad caerá este año en unos 500 millones de euros, con lo cual es seguro que el Estado saldrá perdiendo, porque los premios se mantienen inalterables. Es lo que tiene la codicia. En España, vivir se hace casi insoportable. Estamos a la cabeza de los países que más tributan en Europa. Y de los que más roban al ciudadano, tomando el término de la forma que quieran. Miren, en vida del padre Laraña, yo donaba 1.000 pesetas al mes a su comedor. Tuve que anular mi aportación cuando me di cuenta de que el Banco Santander se quedaba con 500 pesetas de gastos de tramitación. No sé si era legal o no, pero ustedes mismos pueden hacer elucubraciones sobre la ética del asunto. La lotería y las quinielas de antes de que el PP quisiera chupar del bote (quizá para pagar sus corruptelas) estaban libres de impuestos. Tributaban, eso sí, los rendimientos del capital, pero no te quitaban una peseta de los premios. Pues, no. A gravarlos. Y así la recaudación ha ido en picado, afectando no sólo a las arcas del Estado, sino a miles de familias que en toda España regentan administraciones de lotería, de las que viven propietarios y empleados. Hace mucho tiempo que este país no da una en el clavo. Ahora la izquierdona la ha tomado con las apuestas y la publicidad. Ya verán cómo termina todo esto.

TE PUEDE INTERESAR