tribuna

La custodia compartida de los animales domésticos

En la actualidad son muchas las carencias en el ordenamiento jurídico respecto a la protección animal

Por Sandra Barrera Vinent

En la actualidad, la concepción social de los animales está inmersa en un proceso de evolución, con implicación de la administración, poderes judicial y ejecutivo y los propios ciudadanos. Es una superación del antropoformismo, el creernos superiores sometiendo a los animales como si de cosas se tratase, y es que en nuestro país los animales son cosas, atendiendo sobremanera al derecho civil, lo que se denomina cosificación. Es obvio que se necesita a nivel jurídico mayor protección para los animales, y esa solución es la modificación del Derecho Civil. En nuestro país estamos en ese intento de cambio y reforma del ámbito civil. El texto de modificación fue aprobado por unanimidad en el Congreso de los Diputados en fecha 14 de febrero de 2017. Y se convirtió en la Propuesta de Ley 13 de octubre de 2017, de modificación del Código civil, Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales. Propone, por ejemplo, el artículo 333.1 del Código Civil:”Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes en la medida en que sea compatible con su naturaleza y con las disposiciones destinadas a su protección.” Deja claro, por tanto, este nuevo estatus jurídico de los animales, ¡¡que ellos no son cosas!!, “se descosifican”, se genera la sintiencia, supone pues el arranque de una nueva conciencia jurídica en la que todos los animales van a ser sujetos de derechos bajo la protección de la ley.

En la actualidad son muchas las carencias en el ordenamiento jurídico respecto a la protección animal, por ejemplo; no poder tasar daño moral, perjuicios o daño emergente por la muerte o lesión de animal, embargo de animales, custodia tras la ruptura matrimonial, vicios ocultos al adquirir un animal…un sin fin de cuestiones cotidianas.
Que los animales son cosas para nuestro Código Civil de 1889 no es novedad, ha permanecido inalterado acorde a una sociedad agraria. Incluyó a los animales dentro del patrimonio. Actualmente, se busca que el ordenamiento español se adecúe a la normativa europea para precisamente excluir la naturaleza patrimonial de los animales, es decir, descosificarlos, darles un estatuto distinto como seres vivos y no como bienes muebles semovientes.
Respecto a la custodia compartida de animales mientras se disuelve el matrimonio. ¿Qué hacer? Si es un divorcio de mutuo acuerdo pues podremos señalar en el Convenio Regulador la custodia compartida o por el contrario el régimen de visitas del titular no custodio. El problema se da cuando el divorcio es contencioso, es decir, sin acuerdo ni connivencia entre partes, ¿se puede acudir a solicitar la custodia compartida del animal como si de un hijo se tratase en el convenio regulador? Pues NO , exactamente así con esa frase no, pero SÍ se puede si no se señala expresamente la petición de custodia compartida del perro o gato, sino el uso y disfrute de un bien mueble semoviente no divisible, así sí. En la liquidación, como si se tratara de un sillón de la época de Luis XV de ambas partes sin posibilidad de dividir y, por ende, disfrute de ambos en plazos temporales distintos. Increíble pero cierto. Lo mismo es un gato que un bolígrafo o una silla.
Obviamente, el papel de los animales de compañía en la familia cual hijos ya no admite ni discusión, y la sociedad va por delante siempre de la vía jurídica. No obstante, y es importante, cada vez son mas los juzgados que sensibles al tema, mientras en la demanda se disponga de forma pertinente si deciden en el debate el lugar y con quien debe ir el animal, ya sea con uno de los titulares y visitas para el contrario, o custodia compartida. El 40% de las familias españolas tienen animales domésticos como; conejos, gatos, perros, hurones, agapornis, loros, tortugas…y sobre ellos hay que decidir, toca señalar con quien se quedan, buscando el interés del animal.
Como ha señalado un abogado, no puede pedir expresamente en la actualidad de forma expresa una custodia compartida, pues para el derecho por el momento, hasta que cambie, los animales solo son cosas y no seres vivos, no son hijos. Pero se puede pedir y se puede atribuir y ello sin salirse del ordenamiento jurídico y sin prevaricar. Dos sentencias importantes marcaron la línea de trabajo para los juristas sensibles, y estas fueron las del caso de al perra Estel ( A.P. Barcelona st 465/14) que señaló que existen lazos afectivos asimilables a una relación paternofilial y la del caso Perro Laude (A.P. Badajoz 2011, que cita st TS 4 de febrero 2010 y la st TS de 8 de mayo 2008), atribuyó en régimen de custodia compartida (uso y disfrute) en tiempos de seis meses cada uno de la pareja . Estas son utilizadas por los abogados para mejorar las demandas de solicitud de custodias (disfrute compartido de cosas sin división), y apelar en lo posible al sentido común de los juzgadores, así como a la sensibilidad, ambas cuestiones sin quedarnos al margen de la razón jurídica.
Por todo ello es importante en un futuro inmediato la reforma del Código Civil, Ley de Enjuiciamiento Civil y Ley Hipotecaria. Nuestros animales domesticados hace años por nosotros deben estar protegidos, estamos obligados a darles amparo, animales que nos acompañan en el camino de la vida.

* Jurista. Presidenta de Grupo Animalia

TE PUEDE INTERESAR