sanidad

Canarias, con una media de 163 días, quinta comunidad con más demora para una operación quirúrgica

La asociación Defensor del Paciente reconoce un incremento "categórico", especialmente en patologías vasculares, plásticas, torácicas y oftalmológicas
Canarias, con una media de 163 días, quinta comunidad con más demora para una operación quirúrgica en 2020. | EUROPA PRESS

Canarias fue la quinta comunidad autónoma con más demora para una intervención quirúrgica en 2020 con una media de 163 días, según datos recogidos en la memoria anual de la asociación Defensor del Paciente, que sitúa a 25.460 ciudadanos en lista de espera para una operación.

La asociación reconoce un incremento “categórico”, especialmente en patologías vasculares, plásticas, torácicas y oftalmológicas y no obvia que la situación epidemiológica por la Covid-19 ha trastocado la actividad asistencial tanto en Atención Primaria como hospitalaria.

Por lo tanto, señala que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, al igual que la de Aragón, recurrirá a las derivaciones a la sanidad concertada, fomentará la cirugía ambulatoria, ampliará horarios de tarde y reforzará el acceso a pruebas diagnósticas en Atención Primaria como principales recursos para reconducir la situación.

La asociación destaca también que el Servicio Canario de Salud contrató a 4.200 profesionales sanitarios mediante un gasto extraordinario de 280 millones de euros, entre marzo y agosto, para poder afrontar la crisis del coronavirus y remarca la huelga indefinida de los médicos especialistas en protesta por el abuso de contratos temporales.

Asimismo, el año pasado se registraron un total de 253 casos de negligencias médicas y reclamaciones relacionadas con listas de espera, urgencias, cirugía general, traumatología, ginecología y obstetricia, con el Hospital Universitario de Canarias (HUC) a la cabeza.

A nivel nacional, El Defensor del Paciente ha recibido el año pasado 10.509 casos de negligencias médico-sanitarias (2.945 menos que en 2019), de los cuales 528 han sido con resultado de muerte (229 menos que en 2019).

La reducción de estas incidencias se debe, entre otras cuestiones, a que no se produjeron durante los meses de marzo, abril y mayo, cuando comenzó la crisis sanitaria generada por el Covid-19. “Se suspendieron cirugías y la mayoría de las reclamaciones recibidas estuvieron relacionadas con las residencias de mayores y asuntos de bajas laborales por el famoso virus”, han detallado desde la organización.

Precisamente, y respecto al Covid-19, el Defensor del Pueblo ha denunciado la saturación sanitaria que ha ocasionado y que ha evidenciado las “vergüenzas” de la sanidad española, en especial la falta de recursos en los hospitales que “han pagado los ciudadanos”.

“Se ha producido una gran cantidad de casos de muerte por no conseguir atención médica presencial, o aquellos a los que hemos tildado de héroes que han terminado convirtiéndose en víctimas de un sistema precario”, ha dicho, para avisar de las “múltiples maniobras de desmantelamiento” del sistema sanitario público. “Paradójicamente, mientras escasea el personal sanitario, a nivel hospitalario, se privatiza la gestión de las cocinas y lavanderías, así como se paga por ver la televisión o poder aparcar en beneficio de entidades privadas”, ha dicho.

Asimismo, ha criticado que la “falta de protocolo claro y la omisión del deber de socorro” han contribuido al fallecimiento de muchos ancianos.

“Un protocolo tardío y poco específico por parte del Gobierno y la falta de respuesta de las comunidades autónomas, unido a la omisión del deber de socorro de algunos responsables, han sido la causa del caos sufrido en muchas Residencias”, ha detallado la organización.

NO FALTAN MÉDICOS

El Defensor del Paciente ha criticado también las condiciones laborales de los profesionales sanitarios, señalando que en España no escasean médicos puesto que se cuenta con 4,3 facultativos por cada 1.000 habitantes, por encima de los 3,6 que es la media europea.

“Es decir, la principal causa de la falta de médicos es la mala distribución y planificación. El Sistema Nacional de Salud ha evolucionado favorablemente en infraestructuras y en la preparación de sus más de 600.000 profesionales, pero está dilapidando sus recursos humanos por las diferencias retributivas. La brecha salarial entre especialistas se dispara y el éxodo de médicos y enfermeras a otros países es cada vez más pronunciado. La precariedad y la temporalidad son el mayor obstáculo estructural para los profesionales”, ha argumentado.

Dicho esto, la organización ha subrayado la importancia de reformar y aumentar la inversión en el sistema de Atención Primaria. “Ha quedado al descubierto el resultado de años de privatizaciones y recortes, promovidos y permitidos por todos los partidos políticos, provocando la situación de deterioro y colapso que actualmente sufre la Atención Primaria. Por este motivo, los males referidos a su financiación se caracterizan por desigualdad, exclusiones e inequidades”, ha apostillado.

Finalmente, y tras lamentar las listas de espera, el Defensor del Paciente ha apelado al compromiso de transparencia de la Administración sanitaria ya que existen comunidades, como la madrileña, cuyos registros “no son creíbles” al facilitar una lista de espera de tan solo mes y medio para intervenciones quirúrgicas.

“Las listas de espera son un símbolo de desigualdad entre ciudadanos y clases sociales de distintos territorios, puesto que dependiendo de la zona geográfica donde residamos tendremos unos derechos u otros”, ha zanjado el Defensor del Paciente.

TE PUEDE INTERESAR