sucesos

Asaltan un puesto de la Guardia Civil y roban pistolas y uniformes oficiales

Dos hombres han sido detenidos por un presunto delito de robo con fuerza
Operación Gibossus: detenido por seis robos en el sur de Tenerife
Agentes Guardia Civil
Dos agentes de la Guardia Civil, en una imagen de archivo. Edu Botella / Europa Press

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado el asalto al puesto de Villafranca de los Caballeros (Toledo) y la sustracción de “varias pistolas y uniformes oficiales” además de enseres personales que los agentes tenían guardados en sus taquillas. Dos hombres, de 41 y 43 años de edad respectivamente, han sido detenidos como presuntos autores de un supuesto delito de robo con fuerza. Han sido recuperados también en ambos registros distintos efectos sustraídos en anteriores robos por la zona por estas personas.

En un comunicado, la AEGC ha indicado que esta acción, que se llevó a cabo la pasada noche, no ha hecho más que confirmar las denuncias que vienen realizando sobre la situación de puestos que, como este, cuentan con “escaso personal y sin medidas de protección”.

Según han detallado, puestos como este son “un pastel para los delincuentes que saben que no encontraran ninguna resistencia, porque en muchos de ellos ni siquiera viven ya los agentes y por tanto permanecen más horas sin vigilancia que con ella”.

Para AEGC, lo ocurrido en Villafranca de los Caballeros es un “nuevo aviso al Ministerio del Interior para que tome de una vez medidas que eviten estos asaltos”, lamentando que la “dejadez” que muestran los responsables “deja a los guardias civiles en manos del destino o de la suerte y esperando que cuando se repita no sean ellos los afectados”.

La Asociación ha vuelto a replantear un nuevo despliegue de la Guardia Civil porque “o se reponen las plantillas mermadas por los años de congelación de empleo público o se afronta con decisión el cierre y reunificación de puestos”.

Finalmente, han recordado que la Guardia Civil es la institución mejor valorada por el servicio extraordinario que ofrece a la ciudadanía pero puestos con menos de 10 agentes, que solo están abiertos como si fueran oficinas de 8.00 a 15.00 horas, “poca seguridad pueden ofrecer en sus demarcaciones”, siendo precisamente los pueblos de la España vaciada los que más se ven afectados.

 

TE PUEDE INTERESAR