superconfidencial

Como en Venezuela

Ya llegamos al colmo. Como en Venezuela, profanan tumbas en Santa Lastenia, el cementerio de Santa Cruz. En Venezuela lo hacen para arrancar a los muertos sus dientes de oro. Aquí no se sabe todavía, lo está investigando la policía. Cuando se empieza a perder el respeto a los muertos es que al menos una minoría ha fracasado totalmente como sociedad. Algunos lectores preguntan -y se admiran- de que yo pueda encontrar un tema diario para llenar el puto folio. Siempre les respondo que se trata de oficio y que cuando no tengo nada de qué escribir cuento que no tengo nada de qué escribir. Pero mientras la sociedad haya perdido todas sus esencias, siempre habrá algo que contar. Las profanaciones de tumbas son terribles, cometidas por gente sin conciencia, por auténticos asociales, monstruos, bien del fetichismo o de la simple e irracional gamberrada. Espero que a estos tipos los cojan, los condenen y los metan en chirona; que intenten levantar las rejas de la mazmorra. Porque no hay derecho a que se juegue con los sentimientos de las personas vivas profanando las sepulturas de sus muertos. Son actos deplorables que no deben quedar sin castigo. Deberían aprender estos delincuentes del respeto que sienten los países más avanzados por las personas fallecidas. Aquí parece todo lo contrario, porque no es la primera vez que se profanan tumbas en cementerios de las islas. Cada vez nos parecemos más a países subdesarrollados donde reina la incultura y la falta de respeto. Muchos de nuestros jóvenes pasan por la escuela sin que la escuela pase por ellos y estamos a su merced, porque casi nunca pagan lo que hacen. Por eso tantas veces lamento tener cosas como estas que contar todos los días. A este paso voy a perder las ganas de escribir; igual que España está perdiendo su tranquilidad, día tras día.

TE RECOMENDAMOS