cultura

Muere a los 79 años el artista Alberto Corazón, maestro del diseño gráfico en España

El creador de logos tan emblemáticos como los de la ONCE, la Biblioteca Nacional o SGAE fallece en Madrid tras una larga enfermedad
El artista y diseñador gráfico Alberto Corazón. / El Español

El escultor, pintor, fotógrafo y diseñador Alberto Corazón, creador de logotipos de instituciones como la Biblioteca Nacional, la ONCE, Casa América, Mapfre o varios ministerios, ha fallecido en Madrid a los 79 años, a causa de una enfermedad contra la que llevaba tiempo combatiendo. Académico de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, expuso sus obras por todo el mundo y sus creaciones abarcaron todas las áreas del diseño industrial, transportes, equipamiento doméstico y comunicaciones. En 1989 recibió el Premio Nacional de Diseño.

El artista madrileño compaginó sus estudios de Sociología y Ciencias Económicas con el aprendizaje del dibujo y la pintura. En esa primera etapa fundó la editorial Ciencia Nueva y Alberto Corazón Editor, y se inició profesionalmente en el diseño. Simultáneamente realizaba sus primeras exposiciones de pintura en Turín y en Milán.

La carrera de Alberto Corazón como diseñador ha sido extraordinariamente influyente. Fue uno de los grandes protagonistas de la industria cultural española como diseñador editorial y, con los años, se terminaría especializando en diseño gráfico e industrial. Suyos son también los logos de la SGAE, Paradores, Casa del Libro, Renfe Cercanías, la Compañía Nacional de Teatro Clásico o la Universidad Autónoma de Madrid. Su personalidad polifacética abarcó otras áreas, como la escritura, y publicó diversos libros relacionados con el diseño gráfico, la creación plástica y ensayos. Fue presidente de la Fundación Arte y Derecho, dedicada a la difusión y defensa del derecho de autor y de los creadores visuales: artistas plásticos, fotógrafos y diseñadores.

RACIONALIDAD Y MISTERIO

Alberto Corazón pensaba que el diseño es “racionalidad, claridad”, frente a la creación plástica, que es “oscura y misteriosa”. “El diseño parte de un encargo que te ofrece oportunidades y limitaciones. Las generaciones más jóvenes de diseñadores tienen la tentación de verse como artistas y es un error, es un profesional con el solo compromiso del encargo, mientras que el creador plástico tiene compromiso con su memoria y su propio psiquismo”, explicaba.

Uno de sus últimos trabajos fue el diseño de la nueva web de la Biblioteca Nacional, presentada en mayo de 2006, año en el que un mes antes fue elegido miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

TE RECOMENDAMOS