el charco hondo

Echar de menos

Cuentan que los antiguos procuraban neutralizar la ansiedad que les generaba el tiempo histórico; y que, entre otras recetas, lo hacían negando la realidad objetiva del tiempo. Platón o Aristóteles consideraban que lo real (lo eterno) es el presente. San Agustín, en unas célebres proposiciones de las Confesiones, argumentó que pasado, presente y futuro no existen, sino solo tres presentes: el presente del pasado, el presente del presente y el presente del futuro. Así fue para Coalición durante décadas; en Tenerife, al menos. Una sólida implantación municipal, cocinada a fuego lento por los pioneros, permitió a Coalición (antes ATI) hacerse fuerte en el Cabildo y ganar la condición de niño del bautizo, novio en la boda o sepulturero en los entierros de la escena regional —los muertos siempre eran otros—. Seguidores conscientes o casuales de San Agustín, la dirigencia de Coalición envejeció o creció en el convencimiento de que el poder (su poder) no admitía pasado, presente o futuro. La centralidad política permitió a CC instalarse en el presente del pasado, el presente del presente y el presente del futuro. Ahora no. Ya no. Hace un par de años, allá por el verano de las flores, Coalición fue expulsada del Cielo y su poder intemporal perdió tal condición. Conscientes (ahora sí) de que la centralidad igual que se tiene se pierde, en el congreso que celebrarán este fin de semana deberán dar con razones, mensajes y argumentos que logren el objetivo de que la gente les eche de menos. Así de básico, y de complejo. Sus pensantes deben conseguir que se les eche en falta, dar con la idea que les permita afianzar su suelo municipal, insular y parlamentario, apuntalar los buenos resultados que obtuvieron en las últimas elecciones, engrasar la locomotora que tira del resto (la organización de Tenerife) y reconstruir los puentes que, dinamitados, impidieron a CC cruzar el río de las flores. Saben en Coalición que para volver a jugar en regional deben resucitar en las ligas municipales e insulares. Episodios como el del Cabildo de Fuerteventura hablan de su prioridad: llegar a 2023 con bazas negociadoras. Coalición no se desintegró al pasar a la oposición, pero corre el riesgo de que la gente se acostumbre a vivir sin ellos. Escribe Salvador Pániker que al presente se llega siempre tarde, porque cuando decidimos mirarlo nos encontramos ya en otro presente. Coalición ha aterrizado en otro presente. Con lo de Fuerteventura como cabalgata anunciadora, están intentando recuperar poder local para sentarse a las mesas de negociación en 2023; para que los echen de menos, no de más.

TE RECOMENDAMOS