el charco hondo

Paranormales

Difícilmente asimilables a situaciones de comprensión o entendimiento ligeros, en el ámbito de la política los episodios paranormales describen hechos, procesos o actitudes que se alejan de lo explicable, capítulos que no encajan en lo acostumbrado, objetivos o decisiones que no atienden a los parámetros comunes. A ojos u oídos de cualquier español, escuchar a un responsable público reconocer un error y disculparse, como días atrás hizo Angela Merkel, solo puede percibirse como un gesto paranormal, una concepción de la política situada a años luz de los escaqueos, las malas artes o los perfiles patrios. El error fue sólo mío, dijo la canciller en una comparecencia para anular (sin esconder ni repartir culpas) las restricciones que horas antes había anunciado para Semana Santa. Otro planeta. Otra cultura política. Otros hábitos. Otra forma de afrontar los errores. Disculpas paranormales. Fenómenos que no se dejan explicar con facilidad; por ejemplo, que un partido del que algunos camaleones están huyendo -Ciudadanos- siga empeñado en expulsar a alguien que lo único que quiere es mantenerse en sus filas. Extraño. Raro. Paranormal. Evelyn Alonso, pongamos. Ahora que el juzgado ha acordado la suspensión provisional de su expulsión (aceptando la medida cautelar solicitada con el apoyo de la Fiscalía), pero, sobre todo, ahora que lejos de expulsar lo que necesitan es afianzar, mimar o rescatar a quienes siguen creyendo en Ciudadanos, encaja en la descripción de situación paranormal que quieran a Evelyn Alonso fuera, al otro lado de la puerta, desterrada, lejos, y no dentro, de vuelta a casa, reincorporada, trabajando, en sus filas, aportando al partido. Ciudadanos no está en estos momentos para restar, sino para sumar. De ahí la extrañeza, el desconcierto que genera ver al partido empeñado en sentenciar una distancia social entre la concejal y las siglas. No parece que sea el momento de ajustar cuentas, sino de hacerlas; y, calculadora en mano, Ciudadanos gana con ella dentro y pierde con Alonso fuera, entre otras cosas porque toca mirar hacia delante y bastante menos hacia detrás. En Ciudadanos no sobra nadie; al revés, necesitan reconquistar a quienes han sucumbido al desánimo, al desconcierto provocado por sus últimos movimientos. Visto desde fuera, no parece tener mucho sentido que, con la que está cayéndoles, en el partido insistan en expulsar a alguien que, como es el caso de Evelyn Alonso, lo único que pide es que la dejen seguir siendo, sintiéndose y formando parte de Ciudadanos.

TE PUEDE INTERESAR