superconfidencial

A Portugal

El Gobierno de Madrid calla, pero cientos de empresas se trasladan a la vecina Portugal y cientos de empresarios han comprado propiedades en el país vecino. La razón es sencilla: la carga impositiva en España se hace insoportable y en Portugal se paga la mitad de impuestos que en nuestro país. A este Gobierno, Europa no le regalará nada y a la Unión le resulta España un país sospechoso. El otro día, hablando con un empresario de la rama del textil, me dijo que Portugal es hoy el país de la zona ideal para residir y para invertir: garantías jurídicas plenas, la mitad de impuestos, menor obsesión recaudatoria. Los datos no los vamos a saber porque a Sánchez y a su cuadrilla no les interesa aportarlos, pero les aseguro que el goteo es continuo. El Gobierno está desesperado: el dinero de Europa no acaba de llegar, las arcas públicas están vacías, el crecimiento económico es una entelequia, el paro se dispara (más si se cuentan los ertes) y la economía se empobrece hasta límites terribles. La presión fiscal no cesa y sólo los ayuntamientos han dado en callo en la crisis, mientras el Gobierno estatal hace oídos sordos a los gritos de auxilio de los empresarios y aún de los ciudadanos de a pie. Parecen los miembros del Consejo de Ministros desconocer la realidad y lo que hacen son ridículas declaraciones optimistas que aumentan su desprestigio. La solución para esos empresarios sangrados por los impuestos es Portugal. Y desde Portugal se puede operar en España, pero con residencia fiscal en el país vecino. Llegará un momento en que la huida será total. Los capitales están emigrando porque no se fían de los que están sentados en la mesa ministerial. Es de dominio público, pero algunos parecen no enterarse de lo que está ocurriendo en España, el último país de Europa. O casi.

TE RECOMENDAMOS