superconfidencial

España invertebrada

En su ensayo más lúcido, Ortega y Gasset definió a España como una nación invertebrada. Y echaba de menos la presencia en los foros políticos y sociales de una minoría inteligente, capaz de frenar los nacionalismos nada integradores, los separatismos absurdos y la falta de opinión de gente ilustrada, sobre todo. Yo leí este ensayo hace mucho tiempo, creo que en el colegio, al final del bachillerato. Y lo estoy releyendo ahora. La foto de un energúmeno pateando a un policía en Madrid, que acabo de ver en La Razón, me recuerda ese sentimiento que tuvo Ortega de que este país se iba a la mierda. Y el ensayo del filósofo fue escrito en 1921. ¿Pero es que nada ha cambiado en un país capaz de realizar una Transición democrática que fue la envidia del mundo? Como también fue modélica la democratización de Portugal, por cierto. Yo espero que ese energúmeno sea identificado, detenido y juzgado, aunque si no creo en la justicia divina difícilmente voy a creer en la justicia que imparten los humanos. España invertebrada es una lúcida reflexión sobre lo que estaba ocurriendo en el país, que se repite inexorablemente, para nuestra desgracia. Nadie respeta a nadie, todo el mundo cree tener la exclusiva de la verdad, de la razón y de las ideas; y así no avanzamos. Además, la presión que se está ejerciendo sobre los ciudadanos y concretamente sobre los empresarios -y hasta sobre los trabajadores, miren esos ertes que han de tributar en renta como derivadas de un segundo pagador- es ya insoportable. Esta presión forma parte de un plan maldito, urdido por los que sólo piensan en ellos y se apoyan para gobernar en ultranacionalismos y hasta en terroristas. No lo entiendo, como tampoco lo entendía Ortega en su tiempo y como espero que no lo entiendan los que, con su voto, pueden hacer que la situación cambie.

TE RECOMENDAMOS