superconfidencial

Otra carta

El otro día contesté, desde aquí, a una carta recibida en el programa El perenquén hace 23 años. La escribió un filólogo herreño, Róger Gutiérrez Sánchez, entonces un joven recién graduado y hoy un hombre de 48 años. Pues bien. Róger ha dado señales y me apresto a comunicarlo a ustedes. Aquel incondicional admirador del programa, tan famoso, de Canal 7, la primera tertulia televisiva de Canarias y una de las primeras de España –su antecesora quizá fuera La Clave- dice en su carta: “Con especial alegría y emoción leí ayer tu columna, amigo Andrés, espacio en DIARIO DE AVISOS donde te sigo desde hace años (siempre te he seguido también en otros medios incluida la radio). Ya no recordaba casi estas palabras que te envié cuando El Perenquén era uno de los pocos programas de televisión que veía en esos años, junto con Escáner de Actualidad (creo que se llamaba así, presentado por Paco Padrón). Si te soy sincero, nunca he dedicado mucho tiempo a ver la televisión, hoy menos que nunca, pero tu programa me entusiasmaba y lo veía (muchas veces acompañado de mi padre, que todavía vive felizmente a sus 84 años, a caballo entre El Hierro y Santa Cruz). Cuando ayer te leí, cada una de las ideas plasmadas en mi bisoñez de recién licenciado (tengo ahora 48 años) me vinieron a la memoria como si estuviera reescribiéndolas hoy, veintitrés años después. Efectivamente, veinte años no es nada. Y aunque algunos ya no estén, aquí seguiremos todo el tiempo que la vida nos permita. Deseo que continúes escribiendo durante muchos años más. Ha sido, es y será un placer leerte. Siempre. Róger Gutiérrez Sánchez”. Esta es la carta, recibida hace unos días, del hombre que escribió aquella otra hace veintitrés años. De aquel programa sólo estamos vivos dos contertulios, de los cinco que éramos. Seis, contando a Agustín Acosta, paz descanse, que era suplente.

TE RECOMENDAMOS