superconfidencial

¿Cuánto le queda a Coalición Canaria?

Fui testigo presencial y privilegiado, primero del nacimiento de ATI y luego de todas las coaliciones e intentos de coaliciones que derivaron en la actual Coalición Canaria. Ahora casi no escribo de política, aunque ello no signifique que no la sienta. Fui testigo de empujones, de traiciones, de navajazos, de intentos de fusilamientos, etcétera entre miembros de CC, un partido que atesora todos los trofeos de la insolidaridad entre correligionarios. Ahí, en este partido, o coalición de partidos, empiezan y terminan todos los complots y más cuando está dirigido por un chiquillo -Fernando Clavijo- que hasta hace poco participaba en un programa juvenil de Canal 7. No le deseo nada malo a Fernando, pero sí que se vaya y que les deje el proyecto a las personas mayores. El nacionalismo canario hace tiempo que ha muerto, víctima de sus propios navajazos y de los grandes errores de sus líderes. Incluso hay uno en prisión y ni siquiera lo van a visitar. Igualito que en Cataluña, ¿no?, donde lo primero que ha hecho el nuevo presidente es ir a ver a los sediciosos a la mazmorra. No sé cuánto le queda a Coalición Canaria, pero me da que poco, a la vista de últimos y gozosos acontecimientos. No es broma. Canarias se enfrenta a una época en la que necesita de grandes líderes, porque la tensión con Marruecos, provocada por un Gobierno español de inútiles, irá a más, y porque, por fin, se cumple como verdad esa entelequia histórica de nuestra posición geoestratégica en el Atlántico. Un Gobierno sanchista incapaz de mantener una relación cordial con su vecino, dándole dentelladas en el cuello, no es un Gobierno conveniente para el país. Haría bien Marruecos en recibir a Ángel Víctor Torres. Y haría bien Ángel Víctor Torres en pedir un viaje de Estado -sí, de Estado- a Marruecos. Y haría bien Clavijo en marcharse, lejos de sus malas influencias.

TE RECOMENDAMOS