incendio en arico

El operativo contra el incendio de Arico confía en estabilizar las llamas hoy mismo

El objetivo de cercar el fuego estaba anoche más próximo, aunque todo dependerá de la evolución del viento; el siniestro abarca una superficie de 2.600 hectáreas y un perímetro de 25 kilómetros
Una columna de brigadas forestales se dirige a uno de los frentes del fuego en las cumbres de Arico. Sergio Méndez

Un moderado optimismo parecía abrirse paso ayer, a última hora de la tarde, entre los responsables del operativo que combate el incendio forestal que asola los montes de Arico desde la mañana del jueves, aunque el fuego seguía aún “fuera de la capacidad de extinción y totalmente descontrolado”, en palabras del técnico de la Dirección General de Seguridad y Emergencias, Jorge Parra.


“Dentro de la gravedad hay mejoría”, resumió anoche el portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, que se mostró esperanzado en que los avances en la lucha contra el fuego prosiguieran durante la pasada noche en los diferentes frentes activos.


Pérez señaló que la “estabilización está más cerca”, mientras que el presidente del Cabildo, Pedro Martín, expresó una “cierta tranquilidad”, porque “la situación no va a peor” y manifestó su confianza en que hoy sábado se logren los “resultados esperados”. Todos los esfuerzos se centraban anoche en “cerrar y controlar” el perímetro y, “si todo va bien”, intentar estabilizar el incendio hoy.


Pero las brigadas forestales terrestres y los medios aéreos (hasta seis helicópteros y un hidroavión actuaban ayer en la zona) se enfrentan a un monstruo de varias cabezas que se extiende por una superficie de 2.600 hectáreas y un perímetro de 25 kilómetros, y que cuenta como principal aliado con los fuertes vientos que continuarán soplando con intensidad a lo largo de esta jornada.


Además del trabajo sin desmayo del amplio operativo desplegado, formado por más de 300 personas, las esperanzas están depositadas en una mejoría, a partir de esta noche, de las condiciones meteorológicas, que apuntan a un descenso de las temperaturas, un aumento de la humedad y una menor intensidad del viento.
Las llamas entraron ayer al Parque Nacional del Teide, aunque el impacto fue “mínimo” al no existir combustible suficiente para su propagación, según indicó el portavoz del Ejecutivo regional.


El fuego presenta dos flancos y uno de ellos, el izquierdo, está acotado, aunque atraviesa zonas escarpadas que suponen un riesgo, mientras que en el flanco derecho no se pudo trabajar durante la tarde debido a la intensidad del humo.


Julio Pérez se congratuló de que no se haya producido ninguna afección personal ni evacuaciones de vecinos. Desde el Gobierno y el Cabildo se requirió a la población que acate las prohibiciones de acceder a los montes de Arico, mientras que el alcalde Sebastián Martín subrayó el apoyo logístico que presta el Ayuntamiento a los efectivos que trabajan en la extinción del fuego.

Efectivos del servicio de equipos de intervención y refuerzo en incendios forestales (EIRIF). Sergio Méndez
Efectivos del servicio de equipos de intervención y refuerzo en incendios forestales (EIRIF). Sergio Méndez

Casi 300 descargas de agua desde el aire sobre el monte

Según informó el portavoz del Ejecutivo regional, Julio Pérez, hasta las 17.00 horas de ayer, los cuatro helicópteros del Grupo de Emergencias y Salvamento del Gobierno de Canarias habían realizado 194 descargas de agua, a los que hay que sumar las 42 realizadas por el helicóptero del Cabildo y las 22 del hidroavión.

TE RECOMENDAMOS