bÚsqueda de anna y olivia

Esto es lo que se sabe del reparto de bienes de Tomás entre sus allegados

Además de poner a disposición de su progenitor un deportivo, pudo enviar un paquete a su nueva pareja y repartir algunos objetos entre sus amigos
Los últimos pasos de Tomás, el padre de las niñas, son investigados a fondo. DA

El paso de los días, que ya suman más de tres semanas, sin que consten más allá que algunos indicios sobre lo sucedido con Anna y Olivia, las dos niñas desaparecidas el pasado 27 de abril en Tenerife junto a su padre, Tomás, alimenta cada vez más la necesidad de investigar hasta el más mínimo detalle que pueda ayudar a dar con el paradero de estas pequeñas.


Como no podía ser de otra manera, la reconstrucción de los actos llevados a cabo por el padre en las fechas anteriores a estas ausencias se antoja clave a la hora de despejar incógnitas al respecto, y las noticias se suceden en tal sentido. Así, el pasado jueves se informó de que Tomás dejó a disposición de su padre, conocido piloto de rallies tinerfeño, un Alfa Romeo deportivo de su propiedad, si bien el dato que incluso habría traspasado la titularidad del mismo al abuelo de las niñas sigue sin estar confirmado, según fuentes conocedoras.


Pero ayer se ahondó a ese respecto, y en Antena 3 se adelantó por la mañana que Tomás habría dejado un paquete para su actual pareja sentimental con la advertencia de que no podía abrirlo hasta la medianoche del referido 27 de abril, condición que la mujer en cuestión habría respetado.


En cuanto al contenido de dicho paquete, varios medios especularon con la posibilidad de que se tratase de una cantidad económica consistente en “varios miles de euros”, aunque las fuentes consultadas por este periódico mantienen sus dudas a este respecto en un caso, no hay que olvidarlo, sobre el que se ha dictado el secreto de sumario por parte del Juzgado de Instrucción Número 3 de Güímar, que instruye diligencias por la presunta comisión de un delito de secuestro e su modalidad parental.


Otras informaciones añaden que el padre de las niñas también habrían repartido diversos enseres entre algunos de sus amigos más cercanos, y que incluso uno sería una moto.


Lo que sí se ha confirmado plenamente es que Tomás sufrió un importante accidente de moto este mismo año, aproximadamente unos 40 días antes de la desaparición, y que, como consecuencia del mismo, hasta cuatro de sus costillas se vieron afectadas, lo que le provocó durante semanas un dolor constante en las mismas, especialmente a la hora de cargar pesos. Ello reafirma la tesis de que los bultos que portaba en la noche de autos contenían ropa, por cuanto los manejaba sin dificultad, como se observa en las imágenes grabadas en las instalaciones portuarias.

TE RECOMENDAMOS