el charco hondo

Generadores

Como ocurre con las crisis provocadas por la falta de fluido eléctrico, cada vez son más las economías que reclaman fuentes de energía suplentes (generadores complementarios, en el ámbito económico) para hacer frente a eventuales apagones de la actividad principal, a los cortes de luz que dejan a oscuras a los distintos eslabones de la cadena de producción. Con una tradición en ceros energéticos tan destacada como indeseable, Canarias ha sufrido estos meses un cero turístico de larga duración -quien dice turístico dice económico- que invita a acelerar, de forma inmediata, el impulso de actividades que amortigüen zarpazos como los encajados a raíz de la pandemia. Agotadas, por abuso discursivo, las apelaciones a la diversificación económica, las Islas deben imponerse la tarea propiciar la convivencia del turismo con otros generadores económicos, transformar aspectos del modelo, incorporar grupos electrógenos, apostar por fuentes complementarias, emprender, dar forma a una transición ahora más urgente, digitalizar, agilizar procedimientos, sacar a los distintos escalones de lo público de vicios, inercias y fragilidades del siglo pasado, fomentar y arropar apuestas innovadoras para alejar la sombra de otro cero. Como se ha indicado en algunas de las intervenciones del Foro Económico DIARIO DE AVISOS-EL ESPAÑOL, el tren de los fondos europeos debe aprovecharse para cristalizar algunos cambios, explorar oportunidades, avanzar en la definición de otras metas, concretar elementos de transformación y emprender más allá del turismo sin poner en discusión la baza turística. Si se hacen bien las cosas, Canarias cotizará al alza cuando la normalización sanitaria ceda el testigo a la normalidad. Las Islas valdrán más (a ojos de terceros, y puertas adentro) si somos capaces de explicar y optimizar las fortalezas que puede brindarnos el escenario emergente. Y, obviamente, debe Canarias hacer valer ante el Estado su experiencia, trayectoria y conocimiento, incrustar esos factores en las decisiones que se adopten en los ministerios, convencer de que si alguna Comunidad debe recibir una inyección económica debe ser la que peor lo ha pasado con la crisis que detuvo el mundo. Alain Touraine apeló -Después de la crisis, hace ahora diez años- a la oportunidad de propiciar la refundación de algunos elementos; y, en esa dirección, reclamó la recuperación de los objetivos no económicos del sistema económico. Diez años después, en las Islas toca apuntalar la baza turística e impulsar generadores económicos complementarios, grupos electrógenos que nos eviten otro apagón de larga duración.

TE RECOMENDAMOS